Continuamos la línea de publicaciones que denuncian la abierta agresión del imperialismo, principalmente yanqui, a los pueblos del tercer mundo. El viejo Estado burocrático-terrateniente de Irak, reestructurado tras la invasión conjunta del 2003 comandada por Estados Unidos, está sufriendo las consecuencias de su política entreguista, quienes absurdamente le piden a los yanquis que se retiren del país, como si estos hubiesen actuado desinteresadamente. La patraña imperialista de exportar “libertad”, “justicia”, “democracia” y “paz” en base a bombas, sabotaje y contrapropaganda ha quedado al descubierto una vez más. A pesar de las contradicciones en el gobierno de Irak, allí se observa el desarrollo de la contradicción principal a nivel mundial, entre las naciones oprimidas y el imperialismo.

“El vicepresidente del Parlamento iraquí denuncia comentarios de Trump según los cuales EE.UU. mantendrá parte de sus tropas en Irak para ‘vigilar a Irán’.

Mediante un comunicado emitido este domingo por su Oficina, el legislador iraquí Hasan al-Kaabi ha repudiado las afirmaciones del presidente estadounidense, Donald Trump, por considerarlas una flagrante violación de la soberanía y la voluntad nacional iraquíes. «Irak no dejará que ningún país use su territorio para agredir a otros territorios», ha agregado el diputado.

En una entrevista publicada hoy en la cadena local CBS, Trump ha admitido que la guerra de Irak fue un “gran error”, pero ha explicado que, como ya se ha invertido en crear una base militar en ese país, es mejor conservarla y usarla para vigilar a Irán.

Con estas afirmaciones “provocativas”, ha continuado Al-Kaabi, el mandatario estadounidense ha pasado por alto por segunda vez la Constitución iraquí. La primera vez, ha explicado, ocurrió cuando Trump realizó una visita sorpresiva a Irak en diciembre pasado, donde se reunió con las tropas de Estados Unidos estacionadas en el aeródromo de Ain al-Asad (oeste de Irak).

La visita secreta de Trump a Irak indignó a políticos iraquíes que vieron la medida como una violación flagrante de la soberanía de su país. Sabah al-Saadi, líder del bloque parlamentario iraquí Islah dijo entonces que el mandatario norteamericano “debería conocer sus límites” y comprender que la época de “la ocupación estadounidense de Irak ha terminado”.

Al-Kaabi ha asegurado además en su nota que el Parlamento iraquí trabajará durante el próximo período legislativo para promulgar una legislación que ponga fin al acuerdo de seguridad con EE.UU.

En los últimos meses los legisladores han insistido en la salida de EE.UU. De hecho, el Parlamento del país tiene previsto analizar en breve un proyecto de ley presentado por el bloque Saerun, en la cual se exige la retirada de uniformados extranjeros de Irak.

En 2011, el Departamento de Defensa de EE.UU. puso fin a las operaciones de combate que comenzaron en Irak desde la invasión de 2003. A partir de 2011, los soldados norteamericanos permanecieron en el país árabe en labores de “formación y entrenamiento”.

Sin embargo, en 2014 Washington, al frente de la llamada coalición contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), volvió a enviar unos cinco mil soldados en la nación árabe, que según las denuncias, llevan a cabo labores de inteligencia en la frontera con Siria.”

Fuente: Hispan TV

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor