Comentario de la serie “Masacre en el Estadio”:

Víctor Jara: de Fuego y Rebeldía

Publicado en Arte y Cultura, edición n° 78 de Periódico El Pueblo (marzo, 2019).

El 11 de enero de 2019 se estrenó un nuevo capítulo de la serie documental “ReMastered” que lleva por título “Masacre en el Estadio”, refiriéndose a los hechos ocurridos tras el Golpe Militar en Chile y al caso todavía no resuelto del asesinato de uno de los más importantes artistas que ha tenido el pueblo chileno: Víctor Jara Martínez.

A través de distintos testimonios, acompañados por imágenes y evidencias históricas, la serie va retratando en secuencia la situación política del país desde los inicios de la década del 60 hasta la actualidad, rescatando la vida, legado y obra de Víctor Jara, quien es desde el comienzo retratado como un hijo del pueblo, dedicado a representar los anhelos y demandas de la clase obrera chilena a través de la música.

Usted debe responder, señor Pérez Zujovic

La esposa de Víctor, Joan Jara, junto a algunos de sus colegas en la música popular de la época, describen al cantor como un hombre de profundo sentir social, de una fuerte conexión y compromiso hacia la gente. Las primeras canciones de Víctor fueron inspiradas en el profundo amor hacia su esposa y hacia el pueblo, tales como “Cuando voy al trabajo”, “Paloma quiero contarte” y “Te recuerdo Amanda”.

Muy pronto, el canto de Víctor, quien tiene un origen campesino, fue expresión de la realidad de las clases populares en Chile. Comenzó a denunciar abiertamente la injusticia y explotación, y con nombre y apellido, señaló a los responsables que se habían manchado las manos con sangre obrera. Desde el hondo amor de Víctor surgió fuego y rebeldía, surgió la Nueva Canción Chilena.

Canto que ha sido valiente, siempre será canción nueva

Cuando Víctor fue capturado y brutalizado por los milicos el 11 de septiembre de 1973 y luego encontrado muerto pocos días después, se inició un largo y doloroso proceso de 40 años que consistió en la búsqueda de justicia. Familiares y amigos relatan que buscaron recopilar la mayor cantidad de evidencia posible para iniciar un juicio, principalmente testigos, pero estaba claro en ese entonces que el régimen militar encubrió a sus oficiales y había un miedo de hablar por parte de los soldados menores. En definitiva se desentendieron de las desapariciones, torturas y matanzas.

La muerte de Víctor Jara fue sólo el combustible de su legado para el pueblo y como muchos caídos en la lucha, su mensaje es uno de amor al pueblo y de odio hacia el capitalismo podrido, la burguesía y el imperialismo yanqui. En su música escuchamos la voz de un artista y también de un activista clasista, un ejemplo de lo que el arte llega a representar cuando se pone al servicio del pueblo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor