Prosiguen las movilizaciones contra las prácticas antisindicales

Publicado en Educación, edición n° 79 de Periódico El Pueblo (abril, 2019).

Visitamos la movilización que hicieron los docentes despedidos en el frontis de la sede en San Bernardo. Allí, diversas pancartas, volantes y lienzos se desplegaron para denunciar: “Despedida por exigir mis derechos”, “DUOC UC viola derechos laborales”, “20 años a plazo fijo”,  “DUOC UC especialistas en vulnerar los derechos de sus docentes”, entre otros.

DUOC UC es un pésimo empleador: su administración a cargo de la Iglesia Católica está representada por el rector Ricardo Paredes y su asesor, el director jurídico Nicolás Cubillos, hermano de la actual Ministra de Educación. Ellos son la cara visible de las medidas impuestas al sindicato por esta empresa educativa.

Han sido años de las más diversas irregularidades laborales y explotación fuera de toda norma, entre los que destacamos la mantención del contrato a plazo fijo por 4, 10 y hasta 20 años, lo que se traduce en profesores trabajando sin remuneración en enero y febrero –teniendo que ahorrar para sobrevivir esos meses-, sin derecho a vacaciones y con vacíos en sus cotizaciones. Además, los contratos no contemplan cuestiones fundamentales, tales como las horas de almuerzo y los descansos, que ni siquiera alcanzan para ir al baño, ya que, por ejemplo, una clase termina a las 19:00 y la otra comienza a las 19:01.

Conformado en septiembre del 2018, el sindicato ha sufrido duros golpes desde entonces. El primero fue en diciembre, donde sucedieron algunos despidos, pero lo peor se vino en marzo, cuando muchos profesores que ya tenían su carga horaria distribuida fueron desvinculados el día del ingreso a clases: más de 130 profesores a nivel nacional han sido “no contratados” por haber participado en el sindicato y haber iniciado demandas laborales.

Jaime Benavides, docente despedido de la sede de San Bernardo, comentó a Periódico El Pueblo que como sindicato, todo lo que han buscado es regularizar la situación de desprotección en la que se encontraban: “nos bajaban el sueldo a mitad de año haciéndonos firmar un documento donde aceptábamos estas condiciones…, hay mucha discriminación al interior, la única forma de obtener contrato indefinido es embarazándose, o a través de la llamada “carrera docente”, un mecanismo donde lo que menos pesa es la evaluación de los alumnos…, uno postula a las vacantes, pero nada garantiza que quedes, por lo tanto el contrato indefinido se ve como un beneficio y no como un derecho. Una semana antes de ingresar al trabajo quisieron negociar y esto fue los que nos dijeron: ‘depongan sus demandas y seguimos tan amigos como siempre’”.

Rodolfo Torres, presidente del sindicato, denunció el hostigamiento y la complicada situación que viven las familias despedidas. Igualmente, señaló que seguirán con las demandas y con las movilizaciones, haciendo un llamado a respaldar al sindicato, tanto a los profesores como a los estudiantes. El negocio de estos centros educativos pertenecientes a los grandes monopolios de la educación es muy lucrativo y no sólo se basa en exprimir los bolsillos de las familias populares, sino también a costa de la precariedad laboral impuesta a sus trabajadores. No es casualidad que en el consorcio Laureate, dueños de AIEP, Andrés Bello, U. de Las Américas, entre otros, se sostengan las mismas condiciones de trabajo. Dicha explotación solo podrá ser combatida con unidad, organización, movilización y lucha.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor