Racismo y tortura a niños en Wallmapu:

Publicado en Mapuche, edición impresa n° 79 de Periódico El Pueblo (abril, 2019).

Estamos en el festival Rapa Maquehue y dentro de los casi sesenta puestos que hay, cinco de éstos son particularmente distintos al resto, ya que se tratan de puestos sociales, brindados a aquellas causas u organizaciones mapuche que necesitan financiamiento para continuar con su lucha. Esta vez tuvimos la oportunidad de entrevistar a la Red por la Defensa de la Infancia Mapuche.

¿Por qué surge la Red? 

Nace, principalmente, de un algo especifico, aunque anterior a este hecho y en la actualidad también existen distintas vulneraciones a la infancia, tales como la falta de acceso al agua, la inexistencia de una educación digna, la violencia policial hacia los niños, sin ningún criterio de acción, a pesar de sus cortas edades.

Todo esto y más generó un descontento colectivo que, el 2016, explotó cuando cayó gravemente herido Brandon Hernández Huentecol, por lo que empezamos a acompañar y apoyar a la familia de Brandon, dándonos cuenta de la inexistencia de orgánicas mapuches que abordaran en específico las distintas temáticas de infancias. Desde este acontecimiento comenzamos a visibilizar las vulneraciones normalizadas que ejerce el Estado chileno a la infancia mapuche, tales como detenciones de los/as niños/as dentro de las escuelas, controles de identidad a menores de 12 años, bebés con impactos de perdigones, etc.

Dicha violencia tiene más de un eje. Por una parte, está la física, ejercida de manera violenta por la policía que reprime el territorio. Por otro lado, una violencia sistémica por parte de las organizaciones gubernamentales, como el que se nos niegue hacer una constatación de lesiones oportuna, el alejamiento de los niños por parte del Sename, ocupando argumentos equívocos, como que “son pobres”, “vivían en un sector rural” y son “niños mapuche”. Y, como último eje de violencia, aparece la sociedad civil, ya que al normalizar los hechos que hemos vivido por décadas, se transforma en un encubridor de éstos, por lo que también colabora con este tipo de violencia.

¿Por qué el caso de Brandon es el pie de inicio de la Red? 

Resulta que Brandon llega grave a la Clínica Alemana, mismo lugar en el que 16 años antes había estado Alex Lemún con un disparo en la cabeza. Era como si se repitiera la misma historia, pero la diferencia es que Brandon tenía posibilidades reales de vivir. Entonces, se convirtió en el único sobreviviente de una bala, a esa distancia, con tal nivel de crueldad por parte de un carabinero. Es ahí cuando vimos la necesidad de levantar la fuerza de su relato, él, que sí podría hablar por sí mismo, como tantos otros antes no pudieron.

¿Qué les parece la evolución del caso de Brandon? 

Lamentable, siempre pensamos que el hecho de que la persona pudiera denunciar en vida la atrocidad que vivió cambiaría en algo el actuar negligente de la justicia en Chile, pero ahora nos encontramos a dos años de lo ocurrido y vemos un proceso finalizado con una condena penosa de 541 días por apremio ilegítimo más 3 años y un día por lesiones graves, siendo, ninguna de estas condenas, de prisión efectiva.

Sin embargo, nos preguntamos qué hubiese pasado si no hubiese sido Brandon Hernández Huentecol, si no hubiese estado en esta llamada “zona de conflicto” por el Estado chileno, si hubiese sido la hija o hijo de alguien con el suficiente poder económico. ¿Se habría actuado de la misma manera? La respuesta claramente es que no y esto es una clara prueba de que los derechos de los niños, establecidos en la Constitución, como igualitarios para todos los niños, independiente de cualquier condición, no son así, pues van claramente ligados a la influencia de la familia en la que haya nacido el menor.

¿A quiénes apuntan como principal responsable de la violencia sufrida por los niños mapuche? 

Creemos que es necesario diferenciar al gobierno central de sus instituciones descentralizadas. Hablando primeramente del negligente actuar de las instituciones descentralizadas, que se ve reflejado, por ejemplo, en Carabineros de Chile, al tener un protocolo de acción especial con menores de edad desde el asesinato de Álex Lemún, se puede apreciar que no lo ejecutan de manera correcta, a pesar de que han pasado más de 16 años del suceso. Ahora bien, respecto al gobierno central, en este período se levanta un “Consejo por la Infancia” para dar respuesta en torno a lo sucedido en el Sename. Dicho consejo plantea 49 puntos y en ninguno de estos se plantea alguna consideración respecto a la infancia indígena. Además de esto, el Consejo está presidido por el ministro de justicia y derechos humanos, Hernán Larraín Fernández, histórico defensor del abusador de menores Paul Schaefer, llegando a ser, incluso, miembro de la Corporación de Amigos de Colonia Dignidad. También, se crea el cargo de defensora nacional de la niñez, el cual es un puesto de confianza del presidente. La que ocupa ese cargo actualmente es Patricia Muñoz, quien no se hizo presente durante largo tiempo en el territorio, aun cuando ocurrieron distintos casos de vulneración a los derechos de los infantes. Ella recién se hace presente cuando asesinan a Camilo Catrillanca, donde el es testigo es un menor de 15 años, torturado, lo cual refleja un claro oportunismo, dado la masividad del caso.

¿Cuáles son las nuevas metas de la Red? 

Entendemos que ya superamos la etapa de visibilizar a la Red, motivando de cierta manera a que la gente empiece a hacer levantamientos propios, tomando en cuenta la infancia. Esta clase de articulación ha permitido que la niñez, de estar en un segundo plano, se posicione con la importancia de un movimiento social cualquiera. Ahora bien, creemos que lo siguiente es empezar a levantar procesos desde estas mismas expresiones, que incidan de manera política, para cambiar la realidad de las próximas generaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor