En India los naxalitas son la única esperanza de los oprimidos

Publicado en la edición impresa n° 80 de Periódico El Pueblo.

La guerra popular dirigida por el Partido Comunista de la India (Maoísta), abreviado PCI (M), se ha transformado en uno de los enemigos más peligroso del mundo que amenaza los intereses yanquis. Esta guerra revolucionaria, que busca la total independencia del país y la destrucción del capitalismo burocrático levantado sobre una base semifeudal, se ha levantado de las ardientes cenizas de lo que fue el Levantamiento de Naxalbari en 1967, de ahí que a los comunistas se les conozca como “naxalitas”.

Es tal el miedo a los maoístas que tienen los imperialistas y reaccionarios que han levantado una serie de infructuosas campañas de cerco y aniquilamiento. Su incapacidad de combatir una fuerza ideológica y políticamente superior les ha llevado, en realidad, a desarrollar una descarnada guerra contra el pueblo indio, tanto en el campo como en la ciudad, asesinando campesinos, violando masivamente mujeres populares, persiguiendo y encarcelando a activistas democráticos, entre otras atrocidades que emprenden para defender su podrido sistema de castas sociales serviles al imperialismo, principalmente estadounidense.

Varavara Rao y GN Saibaba

A través de la “Operación Cacería Verde” y la “Operación Mentes y Corazones”, cuyo significado real es genocidio, las clases dominantes buscan aislar al PCI (M) y ahogar en sangre la guerra popular, pero el disparo les está saliendo todos los días por la culata. El apoyo a los maoístas crece, ya no solo en la India, sino por todo el mundo. Inclusive, personajes destacados de la vida pública en ese país se autodeclaran “naxalitas urbanos”, una clara muestra de apoyo a la causa del pueblo.

A nivel mundial se han realizado exitosas campañas por la liberación de los presos políticos de la India, denunciando la táctica del viejo Estado de “liberar” bajo fianza a los encarcelados para enseguida encerrarlos de nuevo, método que busca ablandarlos como parte de la guerra sicológica.

En esta ocasión destacaremos el caso de Varavara Rao, poeta y fundador de la Asociación de Escritores Revolucionarios, actual presidente del Frente Democrático Revolucionario (FDR), preso desde agosto del 2018 con el objetivo de callar las voces democráticas que se levantan en defensa de los derechos del pueblo.

También la situación del profesor GN Saibaba, miembro del FDR condenado a una sentencia de por vida desde marzo del 2017, reconocido luchador por los derechos de las comunidades indígenas de las ricas zonas mineras del noreste de la India, acusado de tener vínculos con el PCI (M). Al profesor Saibaba se le niegan todos los derechos, inclusive estando en silla de ruedas tras padecer parálisis por poliomielitis.

Por último, el caso de Ajith, que ha convocado la última gran campaña internacional de solidaridad. Él se encuentra preso desde mayo del 2015, siendo miembro del Comité Central del PCI (M). Este experimentado revolucionario se unió en 1976 a la guerra popular y ha liderado a cabo la lucha contra numerosas desviaciones antimarxistas que buscaban aniquilar la revolución en la India. Cumplió el papel de ser portavoz del PCI (Marxista Leninista) Naxalbari, una fracción comunista que se unió el 2014 al PCI (M) en su IX Congreso. Al igual que los otros, sus derechos mínimos son violados sistemáticamente, a pesar de haber tenido una delicada operación al corazón.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor