Un intenso mes de movilizaciones

Educación, Periódico El Pueblo 82 (julio, 2019).

A partir del 3 de junio, miles de profesores en todo Chile se han plegado a la movilización por mejoras en sus condiciones laborales y en defensa de la educación. Han sido 4 semanas de marchas, cortes de ruta y de calle, intervenciones territoriales, ollas comunes e incluso viajes al Congreso. Dentro de las distintas actividades que han tenido en directa comunicación con el Ministerio de Educación (Mineduc) están las mesas de diálogo y negociación, las cuales no han llegado a ninguna solución concreta. Muy por el contrario, estas instancias solo dejan en evidencia la total falta de voluntad de llegar a soluciones reales por parte del viejo Estado.

“Para que los educadores puedan reorganizar la enseñanza sobre bases nuevas es necesario que sepan antes ser un sindicato, moverse como un sindicato, funcionar como un sindicato. Y es necesario que sepan entender la solidaridad histórica de su corporación con las otras corporaciones que trabajan por reorganizar, sobre bases nuevas también, todo el orden social.”

José Carlos Mariátegui, Los Maestros y las nuevas corrientes, 1925.

Dirigentes de la comuna de Estación Central expusieron en el programa radial “Tribuna Popular” que la extensa movilización actual es producto de la falta de voluntad política por parte del ministerio en años anteriores, donde no se ha llegado a buen puerto con los trabajadores de la educación.

La respuesta de las autoridades durante el 2018 fueron evasivas, llegando incluso a ser ridículas, pues siempre exponían: “Se harán los esfuerzos para que se proponga una reunión…” actitud que indignó y que para muchos docentes significó una falta de respeto.

Este año, luego de presentar el pliego de demandas en abril y no tener ninguna respuesta concreta, en junio los docentes deciden iniciar un paro de carácter indefinido, lo que coincidió con la reforma curricular que plantea el gobierno de turno: dejar como optativas en 3ro y 4to medio las asignaturas de Artes, Ed. Física e Historia, reiterando así la política arrogante y nefasta de apagar el fuego con bencina. Esto llegó a impulsar y brindarle aún más fuerza a la movilización y si el paro indefinido ya estaba casi decidido, esto lo ratificó.

El pliego de demandas que se presentó ante el Mineduc consta de 11 exigencias y en el último tiempo se incluyó el rechazo al cambio curricular (ver imagen). Ante esto, el ministerio no ha tenido la decencia de entregar respuestas concretas y continúa ofreciendo mesas de trabajo que no aseguran el cumplimiento de las exigencias.

Es importante recalcar que la ministra Marcela Cubillos no se ha presentado a ninguna reunión, pues solo lo ha hecho el subsecretario de educación, lo cual para los profesores ha significado una real grosería, ya que las autoridades se llenan la boca declarando ante la prensa burguesa que su mayor preocupación son esos estudiantes que están perdiendo clases, pero en los momentos en que podrían resolver los problemas que tienen los docentes muestran cero voluntad y un nuevo abandono a la educación y a sus actores.

Hace décadas la educación viene siendo precarizada y los profesores, auxiliares, administrativos, estudiantes y apoderados ya se hartaron completamente. Extendemos un saludo a quienes se han movilizado y nos sumamos al llamado del sector más a la izquierda del movimiento a radicalizar las formas de lucha e incomodar mucho más a este viejo Estado, que lo único que hace es burlarse de quienes construyen parte del futuro de nuestro país.

¡Arriba los y las que luchan!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor