Internacional, Periódico El Pueblo 82 (julio, 2019).

Huelga General en Brasil

El pasado 14 de junio fue la Gran Huelga General que estremeció 350 ciudades brasileñas en protesta contra la reforma previsional, los recortes de presupuesto en educación y la reforma laboral impulsada por Bolsonaro y su gobierno tutelado por el Alto Mando de las Fuerzas Armadas reaccionarias. La jornada estuvo marcada por paralizaciones, manifestaciones, piquetes y bloqueos de carreteras en todo el país.

La Huelga General, a pesar de que las centrales sindicales intentaron bajarla, movilizó un aproximado de 45 millones de personas a lo largo y ancho de Brasil según los propios sindicatos. Las consignas más elevadas por su contenido político y defendidas en la calle fueron “Ni Bolsonaro, ni Mourao, ni Congreso de corruptos. ¡Fuera Fuerzas Armadas Reaccionarias!”, “Preparar la Huelga General de Resistencia Nacional” y “Yanquis Go Home”, denunciando el carácter vendepatria del Estado brasileño, a la vez que se quemaban banderas yanquis e israelitas –en solidaridad con la heroica lucha del pueblo palestino-. Otro hecho muy destacado fue que campesinos organizados por el MST bloquearon 50 carreteras en el país y ocuparon tres latifundios en el estado de Bahia.

Todos estos hechos demuestran la enorme agudización de las contradicciones en la lucha de clases del gigante sudamericano. Las masas del campo y la ciudad ya no quieren vivir como antes y las clases dominantes no pueden gobernar como en el pasado. Las máscaras oportunistas se van cayendo ante el avasallador viento de la protesta popular y su negro vómito pesimista se les devuelve en la cara. La Huelga General comprobó que las masas trabajadoras, que no tienen nada que perder, ansían arrancar conquistas enfrentando a los reaccionarios soldados, a la policía y a cuanto oportunista intente infiltrarse en sus filas para sabotear desde adentro la justificada rebelión del pueblo.

Liberación Nacional

Afganistán: Como expresión de su derrota estratégica, el imperialismo yanqui ha aumentado -durante lo que va del 2019- un 40% sus bombardeos aéreos indiscriminados contra las masas populares de Afganistán. Del mismo modo ha aumentado en un 85% las operaciones de búsqueda, que en realidad son tiroteos y detenciones arbitrarias, crímenes de guerra contra civiles desarmados.

¿Por qué actúa así? Porque son los últimos zarpazos de bestia herida que está dando, aplicando la política de intentar arrasar con todo a su paso. En tanto, su derrota completa a manos de la Resistencia Nacional parece cada vez más cercana, pues el año pasado los yanquis anunciaron el retiro de la mitad de sus tropas del país.

Malí: A mediados de junio y tras la mudanza de un cuartel del G5-Sahel, una fuerza militar conjunta de cinco Estados africanos serviles al imperialismo, principalmente francés, hubo intensas protestas contra los invasores. Desde la agresión conjunta imperialista han aumentado los enfrentamientos étnicos entre diversos pueblos, los que son alentados por los invasores extranjeros para hacer luchar a las masas contra las masas. Sin embargo, cada vez hay acciones más audaces de protesta contra los ocupantes, cumpliéndose la ley de que a mayor opresión, mayor rebelión hay.

Palestina: El pasado 21 de junio fue la 63° protesta consecutiva en el contexto de la Gran Marcha del Retorno, que ocurren desde el 30 de marzo del 2018. Este movimiento, cuyo escenario es la combativa Franja de Gaza, reivindica los derechos del pueblo palestino a regresar a su legítimo territorio, ocupado por el Estado de Israel.

En la última ocasión fueron heridos 79 palestinos con armas de fuego, balines y lacrimógenas, además de 2 paramédicos que auxiliaban a los manifestantes, quienes respondieron con piedras y el lema “Nuestra tierra no está en venta”. La próxima protesta está convocando a oponerse a la Conferencia de Baréin, evento servil al imperialismo yanqui que busca ajustar la economía y política de Medio Oriente.

Protestas Populares

Francia: El sábado 22 de junio se realizó la cuarta protesta convocada por la Campaña Unitaria por la Liberación de Georges Abdallah, militante comunista libanés encarcelado en París. Cerca de 300 manifestantes provenientes de Europa, Norteamérica y el Magreb (parte más occidental del mundo árabe) se dieron cita para exigir los derechos de Abdallah, pero también para expresar su solidaridad con los Chalecos Amarillos, Theo y Tristan, dos militantes palestinos también enjaulados y denunciar el genocidio del Estado peruano en 1986, donde cientos de auténticos comunistas encarcelados enfrentaron a las Fuerzas Armadas en las Luminosas Trincheras de Combate.

¡Libertad a Georges Abdallah! se escuchó en París, Francia.

Inglaterra: En el mismo centro de Londres, miles y miles de personas protestaron el 4 de junio contra la visita al Reino Unido de Trump, presidente del imperialismo yanqui. En la marcha, que pasó intimidante fuera de los principales edificios públicos, se levantaron las consignas “Go Home” (ándate a casa), “Mentiroso”, entre otras para denunciar las agresiones imperialistas alrededor del mundo.

México: Exitoso encuentro “El Itsmo es Nuestro” se desarrolló el 8 de junio, reuniendo a 350 representantes de organizaciones democráticas provenientes de Veracruz, Oaxaca, Chiapas y Tabasco. Los acuerdos alcanzados fueron rechazar las falsas consultas impuestas a los pueblos por el nuevo gobierno oportunista de López Obrador, oponerse a los megaproyectos serviles al imperialismo y luchar por justicia, en contra del terrorismo estatal y la militarización del país.

Sudán: Desde finales del año pasado y mandatado por el imperialismo a través del Fondo Monetario Internacional se viene aplicando un paquete de recortes sociales en el africano país, lo que rápidamente incendió protestas por todo el territorio. Fue tanto el empuje de las manifestaciones que el Ejército derrocó a Omar Al Bashir –quien gobernaba desde 1989- para tomar el control y sofocar la revuelta, pero las masas continúan su lucha rechazando este nuevo gobierno. Así, durante las grandes protestas del 3 de junio contra la junta militar, cien personas fueron asesinadas por el ejército y el número puede ser mayor, ya que el pueblo denuncia que los militares están arrojando cuerpos al río Nilo para desaparecerlos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor