Ejemplo de solidaridad obrera y estudiantil para aplastar la violencia reaccionaria

Obreros de Saba: Tenaz espíritu de combate clasista

Clase obrera, Periódico El Pueblo n° 84 (septiembre, 2019).

El 1 de junio de 1968, 160 obreros de la fábrica de televisores Saba iniciaron una huelga legal por mejores salarios. Tras 42 días de burlas, amenazas y ataques, decidieron tomar la fábrica durante el 22 de julio, tras comprender que las leyes no están hechas para ellos, sino para las clases explotadores.

De tal forma, buscaron presionar efectivamente a sus patrones para que así cedieran ante sus demandas.  Sin embargo, el gobierno de Frei (DC), servil a los grandes magnates del imperialismo yanqui y la gran burguesía local, envió un centenar de pacos que incendiaron la fábrica tras desalojar y reducir a los combativos obreros, inculpándolos y encarcelándolos. Solo la activa solidaridad de la clase obrera y el pueblo pudo aplastar esta violencia reaccionaria.

Las fuerzas reaccionarias actuaron con rapidez contra los obreros que habían en el interior de la fábrica: primero, lanzaron una cortina de bombas lacrimógenas y vomitivas; invadieron el lugar y sacaron a todos los obreros del recinto. Cuando éstos estaban dentro de los microbuses de Carabineros, estalló un incendio en la parte posterior de la fábrica. Las causas estaban claras: los químicos que habían en el recinto habían hecho combustión por el efecto explosivo que tienen las bombas lacrimógenas.

Autoridades visitan los restos de la fábrica quemada

Inmediatamente después de esto, los obreros fueron acusados de provocar el incendio y 20 de ellos fueron encarcelados. Pasaron casi 7 meses cuando recién se denunció esta situación. A través de una demanda, imperialistas alemanes y los títeres reaccionarios de nuestro país pedían 30 años de cárcel para los obreros, haciendo un ridículo intento de atemorizar a la clase y al pueblo.

Manifestación callejera de apoyo a los obreros presos

Ante esta situación, el PCR (Partido Comunista Revolucionario), estudiantes y sindicatos de base fundaron el Comando de Defensa de los Obreros de Saba. Su principal demanda era la libertad incondicional de los obreros.

El PCR organizó trabajo con los familiares e iban a ver a los obreros en la cárcel. El movimiento tomó fuerza e inclusive los familiares se tomaron los jardines del Congreso, exigiendo libertad para los trabajadores encarcelados. El comando fue creciendo, tanto así que se desarrollaron huelgas incluso por parte de la FESES (Federación de Estudiantes Secundarios de Santiago). Fue un gran ejemplo de lucha y unidad obrero-estudiantil.

Los trabajadores de Saba en la cárcel de Capuchinos

Finalmente, luego de innumerables muestra de solidaridad de clase, los obreros fueron liberados. Esto es muestra concreta de que sólo con unidad en la lucha el pueblo logrará alcanzar la victoria.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor