Y todos los presos políticos mapuche

¡Libertad a Víctor Llanquileo Pilquimán!

Mapuche, publicado en Periódico El Pueblo n° 84 (septiembre, 2019).

VÍCTOR LLANQUILEO PILQUIMÁN, prisionero político mapuche, actualmente en “prisión preventiva” en la cárcel de Angol se encuentra en medio de dos acusaciones en su contra, un juicio a punto de comenzar y otra investigación en Cañete.

El Ministerio Público, el Ministerio del Interior y Gendarmería (todas instituciones antimapuche, expertas en mentiras y montajes) nos quieren hacer creer que el peñi Víctor, al igual que los mapuche que luchan por sus tierras, son peligrosos delincuentes.

Sin embargo, si de algo se le puede acusar a Víctor, es de persistir en la defensa de las tierras del Wallmapu, de insistir en el pensamiento y el camino trazado por los kuifikeche, recogiendo el pensamiento antiguo del ser mapuche desde muy temprana edad. En ese camino, el Estado ha intentado condenarlo ya en juicios anteriores, de los que ha salido absuelto.

Hoy, en una nueva arremetida del Estado, el peñi Víctor se encuentra nuevamente en medio de dos acusaciones y a punto de comenzar unos de sus juicios en el Tribunal de Garantía de Lautaro.

Las tierras de Choque, de donde proviene Víctor Llanquileo, han sido reivindicadas desde los años 80’, teniendo por ello una fuerte tradición de lucha y resistencia. Este camino ha marcado de manera permanente los pasos dados por Víctor, al igual que los demás mapuche que se movilizan en defensa de sus derechos y de sus tierras.

Al momento de su detención, el peñi Víctor se desempañaba como soldador calificado en montaje industrial, oficio que aprendió desempeñándose en esta labor en el sistema de turnos, en el norte del país. Cuando el peñi no estaba con turnos de soldador, volvía a las tierras de Puerto Choque para trabajar en ellas, demostrando que el poner a producir las tierras recuperadas es una tarea importante con la que se fortalece el pueblo mapuche en la actualidad. Tan importante, que hasta los últimos días previos a su detención estuvo también cumpliendo con estas labores.

El peñi Víctor Llanquileo trabajaba la tierra en el campo y, como soldador, se organizó en el Sindicato Nacional de la Minería (SINAMI), donde no dejó de luchar por defender los derechos de los trabajadores.

Cuando se toma el camino de la lucha, éste marca el devenir de quien quiera que lo tomé, independientemente donde esté. Así ha sido con Víctor Llanquileo Pilquimán, hijo orgulloso de su pueblo, razón por la cual el Estado lo persigue y busca condenarlo. A nosotros, a los que solidarizamos con la lucha justa, nos corresponde ponernos de parte del peñi, en contra del Estado y sus instituciones antimapuche.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor