Comunidades williche defienden sus cauces de agua

Mapuche, Periódico El Pueblo n° 85 (octubre, 2019).

Ante una nueva arremetida estatal en contra de los territorios sagrados y el agua, distintas comunidades mapuche-williche de Ancud se han movilizado durante el último tiempo en contra de la posible construcción de un fraudulento relleno sanitario que la municipalidad, confabulada con la gobernación, planean instalar en San Antonio de Hueldén, Isla de Chiloé. De esta forma, el capitalismo burocrático contaminará una vez más bosques nativos, territorios sagrados para el pueblo mapuche y los cauces de agua que abastecen a toda la zona norte de Ancud.

Múltiples han sido las manifestaciones en contra del relleno sanitario que se planea construir en San Antonio de Hueldén. El descontento de los vecinos de la zona y de las comunidades que habitan la cuenca del río Huicha fue inmediato al enterarse hace unos meses de su posible instalación, en una zona de la cual no sólo es territorio ancestral mapuche, sino que también posee flora completamente autóctona y además emergen múltiples cabezas de cauces del río Huicha.

A pesar del descontento, el gobierno regional continuó su plan sin siquiera consultar a las comunidades de la zona, tal como lo establece el convenio 169 de la OIT. Por su parte, las comunidades agotaron primeramente la vía legal al interponer un recurso de protección, el cual fue declarado admisibile, pero que nada sirvió, ya que el proceso de sondeo en la zona se continuó realizando con normalidad. Por ello, el 31 de agosto de 2019, las comunidades Lav Wenul, Pellu Williche y Leufu Wuicha ingresaron al fundo Los Millanes, espacio en donde se planea instalar el relleno sanitario, con el objetivo de recuperar y reivindicar su territorio sagrado. Como era de esperar, la represión actuó de manera casi inmediata, desalojando con extrema violencia al día siguiente, interrumpiendo además una ceremonia que se realizaba en el fundo.

El patrón manda, no escucha

A pesar de estas agresiones, las comunidades de San Antonio de Hueldén convocaron a una reunión, la cual instaba a generar un dialogo con base científica. Para ello, la Fundación Senda Darwin y el Instituto de Ecología y Biodiversidad de la Universidad de Chile presentaron un estudio eco-hidrológico, en el cual se concluye la inviabilidad del relleno en el fundo. Esto se debe a que en el lugar se identificaron 25 afloramientos de agua superficial, lo que lo convierte en un proyecto ilegal al no cumplir con lo estipulado en el DS N°189. También, según la información emitida por Sernageomin el año 2008, se indica el alto grado de vulneración de las aguas ante un episodio de contaminación, debido a que el suelo está constituido principalmente de arena y grava, las cuales son altamente permeables. Pero, como era de esperar, el alcalde de Ancud, el intendente, el Seremi de medioambiente y la Seremi de salud de la región Los Lagos marcaron la actividad con su ausencia, demostrando una vez más el desprecio hacia las comunidades, lo cual ha sido la tónica del conflicto que tienen los representantes del viejo Estado en la zona.

No hay que olvidar casos como el de La Laja en la región de Los Lagos, sector de similares condiciones a Hueldén y en el que fue construido un relleno sanitario, el cual terminó en la contaminación de un estero próximo y por lo que sólo se sancionó con una multa cercana a los 50 millones de pesos, cifra que en nada soluciona la contaminación de los cauces y el medioambiente. El llamado es a no confiar en la burocracia parlamentaria ni en las supuestas autoridades, ya que los únicos con la capacidad real de decidir sobre su territorio son los mismos pobladores y las comunidades asentados en el territorio.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor