Avanza la lucha por la vivienda en Cerro Navia

Pobladores, Periódico El Pueblo n° 85 (octubre, 2019).

Entre mayo y septiembre de 2019, dos tomas de terreno florecieron en la comuna de Cerro Navia. La toma “17 de Mayo”, ubicada en Costanera Sur y la toma “Violeta Parra de Barrancas”, al final de Mapocho, son claras muestras de que la lucha de los pobladores no ha terminado. Al contrario, está más viva que nunca. Periódico El Pueblo habló con Juan Caripán, dirigente de la toma Violeta Parra de Barrancas.

Agradecimientos a Tito Carreño por todas las fotografías de este artículo.

El sueño imposible de la casa propia

Los barrios populares son fruto de una larga tradición histórica de tomas de terreno. Gran parte de las poblaciones de Cerro Navia, Pudahuel, Peñalolén, La Florida y otras comunas, nacieron de tomas de terreno. Esto, porque el Estado no garantiza ni garantizará nunca el derecho a la vivienda para el pueblo. Año a año vemos el negocio entre los municipios y los monopolios inmobiliarios, clara muestra del clientelismo propio de un capitalismo atrasado, burocrático, como el chileno.

“Que no hay terrenos para construir”, dicen. Pero los pobladores saben que esto no es así, que en cada barrio encontramos un sitio baldío, grandes basurales donde se trafican drogas y ocurren asaltos. Pasan años abandonados sin que se construya nada en ellos. ¿Qué esperan sus dueños para vender estos terrenos? ¿Acaso, que suba el valor del metro cuadrado para enriquecerse con la especulación sobre el terreno? ¿Esperan que cambien los planos reguladores para duplicar su ganancia?.

Mientras esos terrenos duermen se llenan de basura y pasta base. Las cifras formales dicen que el precio de las viviendas ha aumentado un 67,8 por ciento entre 2011 y 2019. Según los estudios formales, más de 17.000 familias viven de allegadas en la Región Metropolitana y sólo en Cerro Navia se reconocen oficialmente 1.800, pero sabemos que son al menos el doble.

Toma Violeta Parra de Barrancas

El día 1 de septiembre un grupo de 400 familias tomaron el lote 7 del Fundo Santa Elvira, de 6 hectáreas de extensión, ubicado al final de la calle Mapocho. Los pobladores se encuentran agrupados en la Coordinadora de Vivienda y Allegados Renacer Poniente, que a su vez agrupa a 5 comités de allegados: Barrio Digno, Movilízate, Janequeo (Renca), Nuevo Comienzo con Loyola y Juntos por Sueño.

Periódico El Pueblo conversó con Juan Caripán, quien es presidente del Comité Barrio Digno y encargado de la comisión Política y comunicacional de la Coordinadora. Él nos cuenta que los dueños del terreno son la familia Guzmán Nieto, dueños además de muchos terrenos en Pudahuel, Cerro Navia y Renca; según sus palabras, “casi todo Enea era de propiedad de ellos”. Los pobladores pretenden que el Serviu compre el terreno y financie un proyecto inmobiliario para todas las familias que están en la toma.

Los primeros cimientos

Desde el día de la toma hasta el cierre de esta edición, han ocurrido importantes avances, principalmente el inicio de los loteos por parte de algunos comités y el comienzo de la construcción de casetas para los pobladores.

Ello gracias al fuerte apoyo que han recibido de múltiples organizaciones populares. Juan Caripán destaca que esto ha sido un eje central que ha permitido el avance, señalando que éstas “han permitido que se sostenga la toma: cooperación de alimentos, materiales, útiles de aseo, primeros auxilios”.

Asimismo, ha habido un apoyo con otras tomas del sector, precisamente como la toma 17 de Mayo, en donde Juan nos dice que “ha habido un apoyo más desde la práctica”, como por ejemplo el apoyo en momentos críticos, como el intento de desalojo del día 24 de septiembre.

Superando las dificultades

Pero para los pobladores no ha sido fácil, ya que han debido sortear numerosas dificultades organizativas. Juan Caripán nos cuenta que están intentando avanzar en el respeto de los acuerdos tomados en asamblea, debido a las diferencias que existen en los distintos comités.

Asimismo, explica que se han hecho presentes personalidades del Frente Amplio y del falso Partido Comunista, lo que los pobladores identifican como una intención de meter la “política partidista”, ad portas de un año electoral, en donde estos personajes, paladines del viejo Estado, buscan acarrear a las masas que luchan a las urnas y entrampar el pujante desarrollo de la lucha por la tierra en la ciudad.

Enfrentar a pobladores con pobladores: vieja táctica del Estado

Luego de iniciada la toma Violeta Parra de Barrancas, otros comités de la comuna despertaron sus deseos de luchar por obtener un terreno para construir sus viviendas. Tal es el caso de los comités mapuche que existen en la comuna, que agrupan a alrededor de 600 familias.

Dentro de los dirigentes de estos comités, se encuentran dirigentes con intereses electorales y cercanos a los partidos de derecha (UDI), en particular Bernardino Cariceo. En palabras de la Coordinadora, este es un “operador político, dirigente mapuche y militante UDI (pinochetista)”.

Esto fue denunciado por la Coordinadora de Vivienda y Allegados Renacer Poniente, ya que el día 24 de septiembre este dirigente impulsó a los comités mapuche a tomarse el mismo terreno que están ocupando los pobladores, del fundo Santa Elvira. Ante esto, la Coordinadora declaró: “Denunciamos las malas prácticas que Bernardo Cariceo ha mantenido por largos años, usando al pueblo mapuche como excusa para sacar provecho político y económico a costa de la necesidad de las familias mapuche, que llegan a sus comités buscando solución habitacional y convirtiendo la necesidad de la vivienda en un lucrativo negocio personal”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor