Estalla la lucha en instituciones educacionales no tradicionales

Educación, edición n° 88 (enero, 2020) de Periódico El Pueblo

Los estudiantes universitarios no quedaron ajenos a la Rebelión del 18 de octubre. Por primera vez, los estudiantes de la Universidad de las Américas y del Instituto Profesional de Chile se tomaron sus facultades para exigir sus demandas más sentidas. Como instituciones privadas no tradicionales, durante mucho tiempo se vio reflejado en su organización un carácter individualista y competitivo. Sin embargo, la movilización ha demostrado que los estudiantes de estas facultades tienen ideas antiimperialistas, vinculadas al cuestionamiento de los mecanismos de lucro que tienen estas instituciones.

Instituto Profesional de Chile

El día miércoles 20 de noviembre, cerca de las 18:00 horas, estudiantes del IP Chile de calle República se tomaron la sede. La toma se convirtió en un espacio cultural, en donde se realizaron varias actividades que fomentaban el arte al servicio del pueblo.

En dicha oportunidad los estudiantes en toma señalaban en un comunicado: “las y los estudiantes movilizados del Instituto Profesional de Chile, quieren presentarle a la comunidad educativa las peticiones y motivos que dan origen a nuestra movilización… Nuestro petitorio está orientado en asegurar el bienestar del alumnado y trabajadores de nuestro instituto, mostrar las problemáticas académicas, asignaturas, canales de información, denuncias de acoso sin solución, falta de espacios físicos y de participación, entre otras”.

La toma fue un canal que pudo conectar a jóvenes que no se conocían y a vecinos del barrio República para levantar organización. Posteriormente, la policía se encargó de disolver esta toma, dejando vacíos en las peticiones de la organización. Sin embargo, la moral de los estudiantes sigue en pie, ya que este fue un gran salto en la lucha estudiantil y un ejemplo para la lucha de clases que se vive día a día en todos los territorios, a pesar de que la quieran ocultar.

Universidad de las Américas

La Rebelión Popular ha dado paso a que miles de estudiantes sientan el deseo de formar parte de la lucha frente a este enemigo común, que es el viejo Estado al servicio de las clases explotadoras, donde una de sus características centrales es la monopolización de la educación. Así, a las dos semanas del inicio de la revuelta, la UDLA mantuvo cerradas las puertas sin dar mayores razones que las de “resguardar la seguridad del alumnado”. Uno de los objetivos fundamentales para los estudiantes de esta universidad era poder iniciar lazos con la variedad de carreras que existen, además de lograr asistir a manifestaciones, relizar conversatorios en donde participaran docentes y estudiantes para sentarse a hablar de temas como la calidad en la educación. La universidad se comprometió con dar apoyo a estas propuestas, pero cerraron sus puertas y los alumnos decidieron comenzar a organizarse fuera del establecimiento.

Así, el 21 de noviembre comenzó la toma de la facultad: “Nuestra comunidad universitaria de hoy no es un número. Ni tampoco lo será. No somos más que eslabones en una cadena que abarca desde el inicio de este movimiento hasta el final de su existencia…”. (Extracto de comunicado emitido por la toma UDLA).

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor