La economía mundial en declive

El coronavirus oculta la crisis en gestación

Por Jailson de Souza de A Nova Democracia (Brasil)

La producción industrial y las bolsas de valores del mercado financiero colapsaron durante la segunda mitad de febrero en casi todo el mundo. El desencadenante, según la prensa monopólica mundial, es la expansión del coronavirus, que converge con la crisis de sobreproducción relativa de capital que ya existe y que aún está latente.

El principal afectado es el socialimperialismo chino, donde el coronavirus se propagó más y cobró más víctimas. Hay más de 78.000 enfermos y 2.700 muertos, la gran mayoría obreros. Varias regiones del país están en cuarentena y algunas industrias, según las noticias publicadas por la prensa monopólica mundial, han cerrado por completo sus actividades hasta estabilizar la situación de salud pública, lo que reduce la producción industrial, afectando consecuentemente los pedidos de empresas comerciales y el consumo de las familias, ocasionando caída de precios y pérdidas a los capitalistas chinos.

Como China es una de las principales economías industriales del sistema imperialista, el miedo a importar el virus junto con las mercancías producidas (ya sean bienes de consumo personal o insumos y componentes de todo tipo) ha obligado a varios países a recortar sus negocios con tal potencia imperialista y dar vacaciones colectivas a los trabajadores, lo que también debe afectar, aunque en menor medida, la capacidad de consumo de las masas populares.

Para hacerse una idea, la exportación de bienes intermedios para la electrónica (como, por ejemplo, piezas de microondas y una multitud de otros bienes) corresponde a más del 10% de la producción global de este segmento. La paralización de las exportaciones chinas en este segmento significa un encarecimiento general de la producción industrial en varias ramas.

Se espera que la producción de teléfonos inteligentes (smartphones) caiga al menos un 12% en el primer trimestre de 2020 en comparación con el mismo período de 2019, según un informe de la empresa de análisis, Trendforce. Este será el peor resultado de la producción de la rama en cinco años para un primer trimestre. Otras ramas similares, como la producción de portátiles (notebooks), monitores, televisores, etc., también deberían sufrir una reducción en la producción de millones de unidades.

PÉRDIDAS DE LA GRAN BURGUESIA Y DEL IMPERIALISMO

Los grandes monopolios internacionales ya emitieron alertas sobre la caída en la masa de ganancias. Apple, por ejemplo, dijo que no alcanzará la meta de facturación estipulada para el primer trimestre y atribuyó tal hecho al coronavirus. Mastercard, United Airlines, Toyota, Danone y otros monopolios han emitido advertencias similares.

Petrobras, en Brasil, dijo que tendrá dificultades en el primer trimestre debido a la caída en el precio internacional del petróleo, como resultado de la caída en la producción industrial en algunas sucursales de China que dependen de estos productos. El monopolio de capital burocrático de Brasil vende el 65% del petróleo a China.

El capitalismo burocrático brasileño, por cierto, tuvo una caída en el pronóstico de crecimiento, oculto por el coronavirus, cuando en realidad es una crisis general de descomposición. El mercado financiero estimó el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país en 2.2% para este año. Algunos bancos, sin embargo, dicen que la economía no crecerá más del 2%.

Las industrias instaladas en Brasil, como la fábrica de LG en Tatuapé (Sao Paulo), Samsung y Motorola en Campinas (Sao Paulo), detuvieron la producción debido a la falta de componentes electrónicos de China, tales como chips, circuitos integrados y otras partes. Según la Asociación Brasileña de la Industria Eléctrica y Electrónica (Abinee), la mitad de las empresas informaron que tenían problemas para recibir los insumos y componentes provenientes del socialimperialismo chino.

El precio internacional de otros productos importantes para el capitalismo burocrático brasileño también está en caída libre. La soja, que representa más del 30% de las exportaciones a China, es uno de los bienes con una fuerte caída en los precios, junto con el mineral de hierro (21% de las exportaciones).

CRISIS DE SOBREPRODUCCIÓN RELATIVA

La aparición del coronavirus es solo un hecho que precipita la parálisis de parte de la producción de algunas ramas de la industria y la caída de las ganancias de algunas de estas ramas. Sin embargo, detrás de este hecho ya existe una relativa sobreproducción de capital latente.

La crisis de sobreproducción relativa de capital ocurre cuando la producción de capital va más allá de la capacidad de consumo de la sociedad, definida, en última instancia, por la contradicción entre el carácter social de la producción y la apropiación capitalista del producto*.

Para tener una noción, el desempleo en los Estados Unidos alcanzó un mínimo histórico: la tasa de desempleo es del 3.5%, que es prácticamente equivalente al «pleno empleo» en octubre de 2019. Es la tasa más baja en los últimos 50 años, empujada por la disminución de las tasas de interés, que aumenta la oferta de crédito para la producción industrial. Sin embargo, en octubre, la creación de nuevos empleos en la industria disminuyó por primera vez en seis meses, aunque la producción aumentó un 1,1% en noviembre. Mientras tanto, Estados Unidos y China aumentan las tasas impositivas para las exportaciones de los demás, buscando proteger sus mercados consumidores por temor a no tener ningún lugar donde fluyan sus mercancías y capitales.

Todos estos son señales de que la producción ya ha cruzado los límites de la capacidad de consumo, producción que continúa siendo empujada más allá del límite de la capacidad de consumo debido al crédito y al sistema financiero, creando las famosas «burbujas especulativas».

NOTA

* Es la contradicción fundamental del capitalismo. Consiste en que la producción es cada vez más socializada, esto significa que aumenta la división del trabajo, la interdependencia de las ramas de la producción, de la gran industria donde, de número de trabajadores en cada fábrica en comparación con los sectores medios –hecho que eleva la productividad del capitalismo en la sociedad-; Sin embargo, tal socialización enfrenta los límites de la apropiación capitalista, en la cual al proletariado se le otorga solo una pequeña parte del producto de su trabajo (en forma de salario) que, a su vez, solo es el mínimo necesario para su supervivencia con el fin de garantizar una mayor plusvalía al capitalista, que se apropia del resto del producto para reinvertir la mayor parte en la producción para no ser tragado por la competencia, aumentando aún más la productividad.  

Tal apropiación capitalista (relaciones de producción capitalistas), que limita el consumo de las masas populares, choca con la tendencia al crecimiento sin limites de la producción capitalista (el carácter social de la producción que eleva el desarrollo de las fuerzas productivas). La cúspide de esta contradicción crea la crisis de sobreproducción de capital relativa. Así, Friedrich Engels, en Anti-Dühring, define el curso de las crisis: “El comercio paraliza, los mercados están abarrotados de bienes, los productos se paralizan en los almacenes, sin encontrar una salida; el dinero circulante se vuelve invisible, el crédito desaparece, las fábricas cierran, las masas carecen de medios de subsistencia, precisamente porque han producido demasiados medios de subsistencia, y las bancarrotas, insolvencias y liquidaciones están en todas partes. El cierre dura años enteros, las fuerzas productivas y los productos se desperdician y se destruyen masivamente hasta que, finalmente, debido a la depreciación, los productos encuentran una salida y la producción y el intercambio se reviven poco a poco. Poco a poco, la marcha se acelera, el paso se convierte en un trote y un trote industrial al galope y, finalmente, una carrera industrial, comercial, bancaria y especulativa desenfrenada y vertiginosa, para terminar, después de los saltos más riesgosos. ¡En la fosa de un nuevo crack!”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor