Lof Likankura en recuperación territorial. Imagen: Periódico El Pueblo.

Avanza la recuperación territorial hacia el norte

Likankura cruza luchando el río Renaico

 Mapuche, edición n° 89 (marzo, 2020) de Periódico El Pueblo.

A pesar de la represión policial, el amedrentamiento de los latifundistas y el hostigamiento de la Forestal Mininco, la Comunidad Autónoma Likankura se forja en la lucha y cruza el río Renaico, convirtiéndose en avanzada del movimiento mapuche hacia el norte en el sector de Bajo Malleco. Los peñi y lamngen de Likankura llevan poco menos de una década luchando en el límite que divide el Biobío con La Araucanía, entre las comunas de Mulchén y Collipulli. 

A principios del 2017 tomaron la determinación de encender la lucha en su territorio ancestral y cruzar el río Renaico hacia el norte para recuperar el Fundo Ranquilco de más de 1.000 hectáreas cultivables, del cual fueron despojados al ser invadido el Wallmapu con la “Guerra de Pacificación” y donde se han encontrado diversos artefactos mapuche . La reacción del matonaje de Estado y los latifundistas no se hizo esperar, llegando masivamente con armas y dispuestos a lo que sea, pero el fundo no se desocupó sin antes resistir. 

A pesar de este transitorio revés, la comunidad no retrocedió en la recuperación de su territorio ancestral, realizando a fines del año 2019 la ocupación de un predio de la Forestal Mininco ubicado a la ribera norte del río Renaico. Esta recuperación responde a un avance estratégico hacia el Fundo Ranquilco, además de levantar la demanda histórica por tierras que pertenecen ancestralmente al pueblo mapuche, ya que aburridos de esperar las migajas del Estado, encarnado por la Conadi, deciden tomar el camino de la lucha ante la necesidad de tierra para vivir, cultivar y persistir, abandonando el camino burocrático que sólo busca apagar la lucha a través de enemistar a las masas revolucionarias y democráticas con aquellas que toman desacertadamente ideas que en última instancia favorecen únicamente a los latifundistas y la gran burguesía.

Brigadas de Apoyo Popular

Con el apoyo de peñi, lamngen, pichikeche y wenüy, la Comunidad Autónoma Likankura ha logrado avanzar en los trabajos propios para el asentamiento de un lof en resistencia. Durante las primeras semanas de febrero se realizaron Brigadas de Apoyo Popular (trabajos voluntarios), a pesar del hostigamiento policial y forestal, a las cuales concurrieron wenüy de distintos territorios para forjarse en la práctica revolucionaria, apuntando hacia la unión de los pueblos que habitan Chile para así derrotar a un enemigo en común, el viejo Estado chileno, servil al capitalismo burocrático que tiene como base las relaciones semifeudales impuestas por el latifundio forestal o agrícola de viejo o nuevo tipo, las cuales están arraigadas con mucha fuerza en el campo de todo el país, incluyendo el territorio mapuche.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor