ARGENTINA: CRECE EL HAMBRE, SE MULTIPLICA LA RESISTENCIA

0
823

Los pobres no tenemos patria y las luchas a nivel internacional han demostrado que el pueblo tiene un enemigo en común. El imperialismo parasitario espera acabar con nuestras vidas antes que el mismo covid-19.
La mayor pandemia es la indiferencia y el hambre que ataca al pueblo entero. Y para combatirlo existe la solidaridad de clase y la fuerte convicción del apoyo mutuo.

Compartimos nota realizada por compañeros de Argentina.
Ante la negligencia de los viejos Estados con la seguridad y bienestar del pueblo: ¡Organización, Resistencia y Solidaridad de clase!:

            «Al contrario de lo que nos hacen creer los medios de comunicación de la burguesía y los intelectuales postmodernos de turno, vivímos en un mundo en donde impera el capitalismo, en todos los ámbitos de nuestras vidas, en el cual existen clases sociales; existen los ricos y nosotros y nosotras: pobres. Argentina, por más que los medios burgueses en Chile hagan creer lo contrario, no es la excepción.

            La pandemia aceleró la profunda crisis social que existía previamente, crisis tranquilizada por las elecciones y derrota en las urnas del “fascismo”. Desde que se inicia la cuarentena por el COVID-19 ha aumentado en millones el número de personas que caen por debajo de la línea de pobreza. Así, mientras que en Argentina se producen alrededor de 5 mil millones de Kg de carne, más de 100 millones de toneladas de cereales y oleaginosas y más de 10 mil millones de litros de leche, por otro lado, aumenta el hambre de nuestro pueblo, acrecentándose la desigualdad.

            Alrededor de 7 millones de personas cobrarán sólo $ 10 mil (alrededor 100 mil pesos chilenos) del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), un subsidio  implementado por el gobierno para calmar el hambre por un rato (algo así como los bonos “aspirina” de Piñera),  algunos recién accederán en junio, es decir, en 3 meses deberán subsistir con la sexta parte de la canasta básica calculada en $ 60 mil (más de 600 mil pesos chilenos). Peor aún, 4 millones quedaron excluidos del IFE. Además hay decenas de miles de trabajadores y trabajadoras despedidas, y muchísimos otros se ven perjudicados por el recorte de salario del 25 % o más acordado por la principal central de trabajadores (Central General del Trabajo, CGT), la Unión Industrial Argentina (UIA, una organización que reúne a los principales empresarios del país) y el gobierno. Es decir, el panorama es catastrófico.

            Ante este escenario es que vecinos y vecinas hemos tomado la iniciativa de organizarnos en una olla popular (una olla común se diría en Chile) en Altos de San Lorenzo, en la ciudad de La Plata, decidimos llamarla Resistencia porque es eso lo que hemos comenzado organizar: Resistencia al capitalismo y quienes lo sustentan, ejerciendo la solidaridad de clase de nuestras vecinas, vecinos y organizaciones hermanas. Sabemos que comenzar a trazar el camino de la resistencia que nos llevará a un futuro de victorias no lo haremos solos y solas es por ello que somos parte de la Coordinadora Barrial Resistencia (CBR) en la Provincia de Buenos Aires.

            En la Olla Popular Resistencia compartimos cena (lunes y miércoles) y merienda (viernes) alrededor de 150 personas, para poder mantener esta labor, en una primera instancia, estamos realizando una colecta de dinero, verduras, carne, productos de limpieza, implementos de cocina, barbijos, guantes, alcohol y mercadería apoyados por el Colectivo Docente En Clase + independientes (en Ademys) y la Agrupación Clasista Luis Pons (Municipales de Avellaneda).

            Sin embargo, no somos la única olla popular de La Plata, un conteo reciente (13 de mayo) arroja el resultado de a lo menos 103 ollas o comedores en la ciudad. Desde la CBR sabemos, que si bien, gracias a la lucha, los gobiernos (municipio, provincia y nación) entregan mercaderías (cosa impensada en Chile) estas no son suficientes ni son distribuidas eficientemente. Sólo la lucha en las calles nos garantiza la entrega de alimentos y sólo la organización nos asegura la distribución efectiva y justa de éstos. Por eso el camino que hemos asumido es largo, pero pensamos que es la lucha en las calles, con organización y fraguando la unidad de clase son las herramientas para ir construyendo una vida plena distinta y mejor para nuestra clase en una futura nueva sociedad.

Olla Popular Resistencia en Coordinadora Barrial Resistencia
La Plata, mayo 2020.«

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor