Agradecimientos a «Traductores e intérpretes al servicio del pueblo», traducido desde el artículo de New Epoch titulado «Palestine – Condenm the annexation, support the resistence!», el 23 de junio pasado:

Con la profundización de la crisis general del capitalismo, la agresión imperialista aumenta. La prevista anexión de Palestina es un ejemplo muy importante.

El «acuerdo del siglo» de Trump está pasando a su primera fase de implementación y el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu ha anunciado que, a partir del 1º de julio, se tomarán medidas para anexar grandes partes de la Tierra Palestina, tales como: el Valle del Jordán, de importancia estratégica o el norte del Mar Muerto. Alrededor del 33% de Cisjordania es parte de este diabólico plan. El pueblo de las «futuras áreas anexadas» ya están contabilizados por Israel y el mensaje es claro: «Esta tierra ya nos pertenece».

La «Autoridad Palestina» ha protestado por la resolución y ha ofrecido una «contrapropuesta», además de apelar a la comunidad internacional.

El pueblo israelita se levanta contra la opresión del Estado sionista y semicolonial llamado Israel, puesto de avanzada del imperialismo yanqui en lo que ellos llaman Medio Oriente Ampliado.

Mientras tanto, la manifestación de las masas contra estas medidas están creciendo. En la propia Palestina, las protestas contra el «acuerdo del siglo» han aumentado con la noticia del plan de anexión. También en Israel, puesto que a las grandes y justificadas protestas contra las medidas represivas tomadas durante la pandemia del coronavirus, ahora se unen las manifestaciones contra la opresión de Palestina. A estas protestas se les llama «Las vidas de los palestinos importan» (en inglés “Palestinian Lives Matter”), vinculándolas simbólicamente con las protestas «Las vidas de las personas afrodescendientes importan» (en inglés “Black Lives Matter”) contra el racismo y la violencia policial.

Este inhumano acto de opresión sólo sirve a los objetivos imperialistas de aplastar aún más la lucha nacional Palestina, de eliminar hasta el último nacional palestino de su tierra legítima. No podría ser más obvio, cómo estas agresiones aumentan con la profundización de la crisis política y económica del Imperialismo. Principalmente los imperialistas estadounidenses y los expansionistas israelíes, sus leales lacayos, se ven obligados a aumentar su agresión. Para acompañar su propia crisis económica interna, ellos apuntan a aplastar la resistencia y poner su propia crisis sobre los hombros de los pueblos del mundo.

«No podemos respirar desde 1948», fecha de la invasión a Palestina.

¡La lucha contra este «acuerdo» está justificada! Sin embargo, la oferta de la AP (Autoridad Palestina) de una «contrapropuesta», de una solución no a través de la lucha, sino sólo a través de la diplomacia, está sembrando la ilusión de la posibilidad de «coexistencia pacífica» en las cabezas del pueblo, en lugar de movilizarse por una justificada resistencia.

No obstante, la continuación de las manifestaciones muestra que el pueblo está listo para luchar contra el imperialismo, los imperialistas y sus títeres, quienes enfrentarán una furiosa resistencia a sus planes de anexión y opresión. Es el deber de los revolucionarios de todo el mundo estar del lado de la nación palestina en su lucha por la liberación nacional.

¡Libertad para Palestina!

¡Fin al imperialismo!

¡Larga vida a la solidaridad internacional!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor