Recabarren en la Rusia Socialista

Cuando triunfa la Revolución de Octubre en 1917, Recabarren publica, en Buenos Aires, diversos artículos donde adhiere a esta revolución triunfante, los cuales son reproducidos en Chile. Dice en algunos de sus muchos artículos:

«El sueño, la utopía de esos locos llamados socialistas pasa a ser hoy no sólo una realidad, sino que la fuente de todo progreso y felicidad humana, esto era lo más temido por la clase capitalista de Rusia y de todas las partes».34​ «Doy, sin vacilar, mi voto de adhesión a los maximalistas rusos, que inician el camino de la paz y de la abolición del régimen burgués, capitalista y bárbaro. Quien no apoye a esta causa, sostendrá el régimen capitalista con todos sus horrores».35

Cuatro años después, en octubre en 1922, Recabarren inicia su segundo viaje a Europa, esta vez con la misión de representar a la Federación Obrera de Chile en el II Congreso de la Internacional Sindical Roja y asistir a las sesiones del IV Congreso de la Internacional Comunista, aunque los tiempos de viaje no le permiten participar de sus sesiones inaugurales. Aún así, el historiador soviético Vasili I. Ermolaev ha documentado que Recabarren estuvo en la Presidencia de algunas sesiones del II Congreso, junto con Clara Zetkin, Jorge Dimitrov, Edgard Wood, Francisco Pintos y otros dirigentes revolucionarios3​. El informe presentado por Recabarren fue recogido y publicado posteriormente como “Informe sobre Chile y su movimiento obrero, preparado por Luis Emilio Recabarren para el congreso de Profintern en Moscú, 1922”.36​ A su regreso al país, entrega un discurso en la Plaza de Armas de Santiago ante una enorme multitud que ha salido a recibirlo. En el informe posterior a su visita, publicado con el nombre de “Rusia Obrera y Campesina”, defiende la dictadura proletaria que ha conocido personalmente:    

«He vuelto de Rusia más convencido que antes que urge apresurar la Revolución Social que ponga en manos del pueblo todos los poderes para la construcción de la sociedad comunista». 37

Su concepción sobre el Estado, la revolución y el papel de la violencia han cambiado con su conocimiento de la revolución rusa. Escribe más sobre esto en un breve texto que tituló “La dictadura preferible”:

«La realidad marcha hacia las dictaduras. Es el caso de escoger entre la dictadura obrera y burguesa. La dictadura burguesa ya la conocemos es el hambre, la opresión, la ignorancia y la mordaza perpetua. La dictadura obrera, es la fuerza que destruye el hambre, la opresión, la ignorancia y la mordaza perpetua. Es decir, hablando más claro, la dictadura obrera es la que destruye la dictadura burguesa que tantos siglos hemos sufrido… La dictadura burguesa favorece toda clase de explotación y de vicios que envilecen. La dictadura obrera destruye la explotación y la fuente de todos los vicios. Prefiero, pues, la dictadura obrera».38

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor