Víctimas de coronavirus son enterradas en fosas comunes. Manaus/AM

Norte de Minas: Liga de Campesinos Pobres (LCP) lanza boletín titulado “Desprecio al pueblo y abandono son las causas de la tragedia del Coronavirus en Brasil”

Reproducimos el boletín informativo de la LCP en las regiones norte de Minas Gerais y sur de Bahía, denunciando la negligencia del gobierno brasileño con el pueblo más pobre en medio de la pandemia del coronavirus.

La pandemia está avanzando en todo Brasil, matando a más de 30,000 personas. La mayoría de las muertes y todo el sufrimiento, la angustia y el miedo de la población podrían haberse evitado si el gobierno de Bolsonaro y sus generales hubieran prestado atención a las advertencias enviadas desde el extranjero cuando la enfermedad aún era una epidemia y hubiesen tomado las medidas adecuadas. Sin embargo, el fascista Bolsonaro dijo que la enfermedad era un resfriado y que sus generales estaban preocupados por asegurar medidas económicas para salvar bancos, grandes empresas y agronegocios.

Ni Bolsonaro, ni Mourão, ni el Congreso y el Poder Judicial corruptos, ni las Fuerzas Armadas reaccionarias están interesados ​​en resolver los problemas del pueblo. Todos, sin excepción, están dispuestos a pisar montones de cadáveres para implementar los planes para tratar de salvar el capitalismo burocrático, atrasado, de su grave crisis de descomposición y para ello aplican medidas de sobreexplotación de los trabajadores, además de expandir y profundizar su guerra contra el pueblo, principalmente en el campo con GLO (Garantía de la Ley y el Orden) para perseguir, criminalizar, arrestar y asesinar a campesinos pobres, poblaciones indígenas y restos de quilombolas en la lucha por la tierra.

La divulgación en mayo de la reunión ministerial demuestra que la tropa fascista de Bolsonaro, con cobertura de los golpistas, habla de «libertad» mientras amenaza con arrestar a cualquiera que se cruce en su camino y habla de armar al pueblo mientras promueve el genocidio de los pobres y los negros en los barrios marginales de grandes ciudades, fusiladas por la policía o abandonadas a la miseria y a las puertas de los hospitales. En el campo, promueven y alientan a las pandillas armadas del latifundio, como el Movimiento Paz en el Campo, que en la región tiene su sede en la Sociedad Rural de Montes Claros, que alberga asesinos de campesinos, quilombolas e indígenas, como Leonardo Andrade y sus compañeros.

Sólo el pueblo unido podrá contener la pandemia y enfrentar a este gobierno latifundista y vendepatria en la lucha por una verdadera y nueva democracia en Brasil

En el norte de Minas Gerais, la proliferación de la enfermedad amenaza la vida de miles de personas. En todos los municipios faltan equipos de protección para los profesionales de la salud, faltan tests, camas, UCI, respiradores, ambulancias, en muchos municipios faltan hospitales, profesionales capacitados y la incidencia de «situaciones mal definidas como causa de mortalidad» suele ser alta, así como la muerte por diversas enfermedades que podrían prevenirse con saneamiento básico, prevención, diagnóstico y tratamiento.

Solo el pueblo puede salvar al país de esta ruina; solo el pueblo organizado para luchar y arrancar a los ricos y poderosos sus derechos, para tomar y distribuir la tierra y el agua a los campesinos pobres sin tierra o con poca tierra, para garantizar medidas sanitarias reales y detener la propagación de esta y otras enfermedades.

¡Y eso solo con la revolución democrática, agraria y antiimperialista para barrer a los enemigos del pueblo y construir una democracia nueva y verdadera!

¡Atención desempleados!
Contra la crisis y el hambre: ¡Tomar todas las tierras del latifundio para trabajar y vivir con dignidad con nuestras familias!

¡Muerte al latifundio! ¡Viva la Revolución Agraria! Organizar los comités populares de salud en todas partes.

¡El discurso de los monopolios de la prensa para luchar contra Covid-19 como enemigo común es hipócrita porque trata de convencernos de que las clases dominantes parasitarias y los pobres estarían del mismo lado! Pero no, los banqueros, los terratenientes, las compañías mineras y la casta de los generales no son nada en comparación con la gente.
En todo el mundo y también en Brasil, las masas trabajadoras se están movilizando y organizando, y se rebelarán en defensa de sus pisoteados derechos, contra la explotación y por el derecho a manifestarse y organizarse, así como también por unaa nueva sociedad.
Advertimos a todas las comunidades que se protejan y no caigan en el discurso de los políticos y candidatos que ofrecen almuerzos, churrascos y fiestas con la intención de prelanzar sus campañas, exponiendo cobardemente a todos los residentes a mayores riesgos de contaminación y difundiendo la ilusión de que a través de elecciones absurdas la situación de la gente puede mejorar.
Hacemos un llamado a los campesinos, asociaciones, sindicatos, trabajadores de la ciudad, maestros, estudiantes, comerciantes pequeños y medianos, taxistas, trabajadores independientes, trabajadores de las municipalidades que están aún más expuestos a las barreras, unidades de salud y hospitales, a los intelectuales desempleados y honestos, para apoyar la conformación y participar en los Comités Sanitarios de Defensa Popular – CSDP.

Los Comités están organizados para la movilización y esclarecimiento del pueblo, para que apliquen medidas sanitarias de protección a pobladores y visitantes de las comunidades, pueblos y vecindarios populares: para luchar por la solución de los problemas de suministro de agua, la producción de los campesinos y su comercialización, de la solución para garantizar la atención médica regular, la supervivencia en general y contra el hambre.

Además, los Comités de Salud desarrollan acciones para denunciar las condiciones de vida y salud de las personas, promover colectas y desarrollar una solidaridad activa entre las personas, como en Varzelândia, donde el comité sanitario luchó para reabrir el mercado y las ferias de pequeños productores, proponiendo medidas sanitarias que se acordaron y se están aplicando.

¡No tendrás hambre!
¡Atrévete a luchar! ¡Atrévete a vencer!

HOMENAJE

En este año lluvioso tendremos el mes de junio más triste en la historia del Sertão, cuando la cosecha generalmente se celebra con una fiesta, pero ahora compartimos el dolor y el sufrimiento de los hijos de las personas de nuestros padres y del mundo entero que perdieron a sus seres queridos, muchos sin ayuda y atención digna. Proponemos que, a partir del 15 de junio, todos se manifiesten colocando un paño negro en las cercas, ventanas, puertas de casas, lugares de trabajo y vehículos, como un signo de duelo y solidaridad con las familias que fueron víctimas de la pandemia, que ni siquiera pudieron despedirse de los suyos

Liga de Campesinos Pobres del norte de Minas y sur de Bahía

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor