Multitudinarios funerales de Luis Emilio Recabarren.

Durante 1923 nuevamente recorre Chile en su actividad de propagandista y organizador. En enero de 1924 recibe la noticia de la muerte de Lenin y rinde un homenaje en la sesión de la Cámara de Diputados. Recabarren deja de ser diputado en agosto de 1924, poco antes de desatarse un golpe de Estado por parte de los militares con el “ruido de sables” para presionar por medidas sociales que evitaran un alzamiento popular frente a la creciente crisis social. Ante esto, Recabarren escribe “Un ejemplo que debemos imitar”, en cuanto al uso de la violencia se refiere:

«Los militares que acaban de adueñarse del gobierno, que han disuelto el poder legislativo, que han derrocado los poderes constituidos y han abolido la Constitución del Estado y todas sus leyes, nos han dado un buen ejemplo y nos señalan el camino y los procedimientos que debemos seguir, cuando nuestras aspiraciones no se vean satisfechas ni el bienestar exista para todos.»39

Más tarde, cuando el nuevo gobierno se pone completamente al servicio de la oligarquía y los intereses extranjeros, Recabarren lo condena de manera decidida.

La actividad de Recabarren en los meses siguientes lidia con la actividad fraccional al interior del Partido, que iba separándose de la línea política fundacional3​.

El viernes 19 de diciembre de 1924, Recabarren muere de varios tiros de su revólver automático en la sien. Hubo dudas sobre su suicidio. Salvador Ocampo relata que en Antofagasta cientos de mineros armados con dinamita estaban dispuestos a hacer volar las oficinas si se confirmaba que Recabarren había sido asesinado3​. Sin embargo, una comisión especial del Partido Comunista, llevó adelante una investigación que concluyó que el propio Recabarren había disparado su arma.

En el local de la Federación de Obreros Ferroviaros, ubicado en calle Bascuñán Guerrero, se levanta una capilla ardiente que recibe los restos de Recabarren el mismo día 19. Allí concurre un desfile interminable de personas que van a dar el último adiós al más grande dirigente obrero de Chile, en un desfile que se prolonga todo el sábado y las primeras horas del domingo. Sus funerales se llevan a cabo el domingo 21, con una gigantesca columna de varios kilómetros desde la calle Bascuñán Guerrero hasta el Cementerio General. En la plazuela del cementerio hay discursos de los dirigentes obreros que se prolongan toda la tarde, cuyas imágenes quedaron registradas en cinta de película, que debió salir de Chile en forma oculta tras el Golpe de Estado de 1973 y pudo retornar al país en el año 2001.40

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor