Representación de Lenin, en un discurso pronunciado en el Palacio Táuride el 4 de abril de 1917, tras su regreso el día anterior a lo entonces todavía capital rusa de Petrogrado desde su exilio en Suiza. Tras de él se ve a Stalin y Sverdlov y, más atrás, Dzerzhinski.

El 17 de abril (3 de abril en el viejo calendario), inmediatamente arribado desde el exilio, Lenin trabaja un documento de tesis que serán expuestas al Partido y publicada en numerosos periódicos obreros los días siguientes. Las «Tesis de Abril» orientan la política bolchevique para culminar la revolución. Aún cuando eran una minoría entre las organizaciones políticas que actuaban en los soviets, los bolcheviques eran los únicos que representaban los intereses de la enorme masa de obreros y campesinos, la inmensa mayoría de la población.

Llamó a oponerse al gobierno provisional burgués, trabajar por una mayoría bolchevique en los soviets y por transferir el poder del Estado a los soviets. Presentó un programa para garantizar la paz, la tierra y el pan.

Los revisionistas y oportunistas mencheviques inmediatamente atacaron las tesis de Lenin y dieron una advertencia de que «la revolución está en peligro». Sin embargo, en el curso de pocas semanas, la primera Conferencia de toda Rusia (Séptima Conferencia) del Partido Bolchevique, aprobó el informe de Lenin sobre la base de las mismas tesis. Se levantó la consigna «¡Todo el poder a los soviets!» También se aprobó una resolución muy importante, promovida por Stalin, declarando el derecho de las naciones oprimidas de rusia a su autodeterminación, incluyendo el derecho a la secesión.

En los meses siguientes los bolcheviques trabajaron con energía de acuerdo a la línea política de la Conferencia para dirigir la conquista del Poder en octubre del mismo año.

Las tareas del proletariado en la presente revolución (Tesis de Abril)

«1. En nuestra actitud ante la guerra, que por parte de Rusia sigue siendo indiscutiblemente una guerra imperialista, de rapiña, también bajo el nuevo Gobierno de Lvov y Cía., en virtud del carácter capitalista de este Gobierno, es intolerable la más pequeña concesión al «defensismo revolucionario»….

2. La peculiaridad del momento actual en Rusia consiste en el paso de la primera etapa de la revolución, que ha dado el poder a la burguesía por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia y de organización, a su segunda etapa, que debe poner el poder en manos del proletariado y de las capas pobres del campesinado….

3. Ningún apoyo al Gobierno Provisional; explicar la completa falsedad de todas sus promesas, sobre todo de la renuncia a las anexiones. Desenmascarar a este gobierno, que es un gobierno de capitalistas, en vez de propugnar la inadmisible e ilusoria «exigencia» de que deje de ser imperialista…

4. Reconocer que, en la mayor parte de los Soviets de diputados obreros, nuestro partido está en minoría y, por el momento, en una minoría reducida, frente al bloque de todos los elementos pequeñoburgueses y oportunistas -sometidos a la influencia de la burguesía y que llevan dicha influencia al seno del proletariado-, desde los socialistas populares y los socialistas revolucionarios hasta el Comité de Organización (Chjeídze, Tsereteli, etc.), Steklov, etc., etc.

Explicar a las masas que los Soviets de diputados obreros son la única forma posible de gobierno revolucionario (…).

5. No una república parlamentaria -volver a ella desde los Soviets de diputados obreros sería dar un paso atrás- sino una república de los Soviets de diputados obreros, braceros y campesinos en todo el país, de abajo arriba.

Supresión de la policía, del ejército y de la burocracia. Es decir, sustitución del ejército permanente con el armamento general del pueblo.

6. En el programa agrario, trasladar el centro de gravedad a los Soviets de diputados braceros.

Confiscación de todas las tierras de los latifundios.

Nacionalización de todas las tierras del país, de las que dispondrán los Soviets locales de diputados braceros y campesinos (…).

7. Fusión inmediata de todos los bancos del país en un Banco Nacional único, sometido al control de los Soviets de diputados obreros.

8. No «implantación» del socialismo como nuestra tarea inmediata, sino pasar únicamente a la instauración inmediata del control de la producción social y de la distribución de los productos por los Soviets de diputados obreros (…).»

El documento completo está disponible en Marxists.org https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/abril.htm

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor