Afiches y consignas en las calles de la región de Ñuble, levantando demandas de los temporeros agrícolas.

Durante la cosecha de fruta en la región del Ñuble, una de las regiones más pobres y rurales del país, miles de pobres de campo y ciudad salen a buscar trabajo en los fundos frutícolas, principalmente intentando asegurar su sustento para los duros meses de invierno.

En estos trabajos las condiciones de trabajo son pésimas. Los fundos muchas veces no dan implementos de seguridad ni protección, no disponen de agua potable ni baños en buen estado, no hay derecho a reclamo ni menos a organizarse, los patrones obligan a renunciar el derecho al descanso dominical, el horario laboral lo disponen los patrones a su gusto, muchas veces no existe contrato ni plazos de pago fijos, y ningún tipo de seguro ante accidentes en labores que son altamente riesgosas como la cosecha con escaleras.

A todo esto son sometidos los campesinos pobres, obreros y pobladores que van a la cosecha por ser su única forma de ganarse el pan, mientras que los terratenientes, y la gran burguesía a través de los packing, las empresas exportadoras y diferentes intermediarios se llenan y se llenan los bolsillos a costa del sudor del pobre.

¡Donde hay opresión hay rebelión! Por eso la Comisión de Temporeros en Lucha de la Región del Ñuble despliega una campaña de agitación en campo y ciudad por las demandas de los temporeros, llamando a levantarse y luchar, para defender nuestros sagrados derechos que se nos han arrebatado, denunciar a los ricos que nos explotan y poner en alto la moral del temporero! ¡Solo organizados podremos avanzar en nuestra lucha!

¡La rebelión de los temporeros se justifica!
¡A organizar un gran movimiento de lucha en campo y ciudad por los derechos de los temporeros!

Vía: Comité de Temporer@s en Lucha de la Región del Ñuble

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor