BRASIL: ENÉRGICA CONDENA AL ASESINATO DE LÍDER CAMPESINO PAULO PEREIRA JUSTINO

0
200
11.05.2015 Publicamos traducción de Declaración de Liga de los Campesinos Pobres de Brasil
OTRO ACTIVISTA CAMPESINO ASESINADO EN BURITIS
Jarú, 04 de mayo 2015
En la tarde del 01 de mayo, Paulo Justino Pereira fue muerto a tiros en Proyecto Río Pardo. Él era el presidente de la Asociación Vladimir Lenin. Paulo asistió a la reunión del 27 de abril en Jaru, donde los campesinos de diversas áreas de Rondônia se reunieron con representantes del INCRA, Eletrobrás, DER, Secretaria de Obras, en lucha por energía, carreteras y puentes, escuelas en las áreas y regularización de las tierras de los campesinos. Fué el secretario de la reunión y presentó la demanda de energía para 3000 residencias del Proyecto Río Pardo, prometida hace 16 años.
El 29 y 30 de abril, Paulo participó con otros campesinos de una reunión en Porto Velho con el Sr. José Gercino, defensor nacional  de los terratenientes. Él denunció la situación de cientos de familias de Río Pardo, hace dos años sin solución. Como dice un boletín informativo de la Asociación de Lenin:
“Ya han pasado dos años del desalojo violento de Flona por las fuerzas armadas de la presidenta Dilma y el gobernador de Confucio Moura. Durante este período, ningún tipo de asistencia fue dado a las familias que viven en el Río Pardo. De los trescientos que han sido desplazados, apenas 34 fueron asentadas y de forma equivocada, en otras tierras en conflicto, de propiedad del latifundistas “Zoinho”. Con la lentitud del Gobierno del Estado para dar  solución al problema, las familias ya se preparan para regresar a la reserva “, esta vez para quedarse”
La reunión fue tensa y terminó sin acuerdo. Paulo comunicó la decisión de las familias de Río Pardo de retomar sus tierras, y como siempre, Gercino no presento ninguna solución y todavía dice: “El señor quiere decir que las familias irán a desobedecer una orden”. Paulo argumentó que es el viejo Estado el que no cumple con el derecho legal y sagrado a la tierra para quien la trabaja.
Paulo Justino nació en Pernambuco, vivió en Río de Janeiro y llegó a Rondonia para ayudar a la lucha de los campesinos, causa tan peligrosa, pero tan urgente y justa. Él dejó tres hijos y tres nietos y será enterrado en Maceió, en la mañana del 6 de mayo.
Buritis: etapas de la violencia de los terratenientes contra los campesinos
09 de abril 2012, el líder campesino Renato Nathan murió en Jacinópolis probablemente por policías y hasta la fecha nada se ha investigado, nadie ha sido castigado. El 28 de noviembre, el campesino Luis Carlos da Silva fue secuestrado, probablemente por pistoleros en Monte Negro. Él luchaba por un pedazo de tierra y la policía sólo inicio la búsqueda después que familiares denunciaran en la prensa y bloquearan una carretera estatal durante varias horas.
El pasado 27 de enero fue asesinado José Antonio dos Santos, ex residente del campamento “10 de mayo”. ¿Quién se dice dueño de estas tierras es Caubí Quito Moreira, quien en diciembre pasado dio evidencia al delegado de la Policía Civil Ariquemes asumiendo que pago a tres agentes de la policía para hacer seguridad en el área.
El latifundista Joao Neuto Saúl Guerin, residente de Foz do Iguaçu, contrató pistoleros y los armo fuertemente para atacar campesinos que tomaran las tierras que ellos dicen que son suyas. Pero son tierras públicas que John Guerin grilló [método para apropiarse de las tierras bajo papeles fraudulentos]. Su abogada admitió en solicitud de la justicia que diez hombres fuertemente armados estaban haciendo la seguridad privada del área. A principios de abril, sólo seis hombres armados fueron detenidos y no le pasó nada al propietario. Los campesinos fueron desalojados por la policía militar el último día 27 en una acción totalmente arbitraria: hasta menores de edad fueron esposados, no había ambulancia ni camión para transportar las pertenencias de las familias y los campesinos Luciano da Silva Coelho, José Félix Gonzaga y Claudimiro Matias da Costa fueron detenidos por la policía civil por presunta posesión ilegal de armas.
Durante más de veinte años, el INCRA creó asentamientos de Reforma Agraria en Glebas Rio Alto y San Sebastián, que suman aproximadamente doscientos mil hectáreas y se extiende por siete municipios: Gobernador Jorge Teixeira, Campo Nuevo de Rondônia, Buritis, Monte Negro, Cacaulândia, Jaru y Mirante da Serra. La tierra llegó a ser cortado por el INCRA en pequeños lotes de 50 hectáreas y podían servir hasta a 4.000 familias. Pero ningún campesino fue asentado. Comentaban en la región que funcionarios corruptos del Incra daban orientaciones a los latifundistas y hacendados grilleros. La mayor parte de ellas hoy es latifundio o Hacienda  (propiedad mediana).
Gercino y Dilma tienen las manos sucias de sangre campesina
Todos estos hechos han sido ampliamente denunciados y son de conocimiento del Sr. Gercino José. Él ha organizado reuniones y más reuniones de las comisiones de paz en el campo, pero en la práctica, ningún latifundista está castigado. Esta omisión cómplice hace crecer la furia de los terratenientes contra los campesinos. El asesinato de Paulo Justino repite lo ya denunciado mil veces “Hoja de Ruta de la muerte”, donde los campesinos van a los representantes estatales (entre los cuales está casi siempre presente el Juez Gercino), denuncian las amenazas, demandan la regularización de sus posesiones y después son asesinados víctimas de emboscada.
La reforma agraria prevista en la Constitución no puede ser llamada una reforma de tan atrasada que es. En esto la gerencia petista cumple. Lula y Dilma asentaron a menos familias que el bandido FHC e incluso aumentaron la represión contra aquellos que luchan por la tierra. Ahora es normal tropas de la Policía Federal, Fuerza de Seguridad Nacional y hasta el Ejército para apoyar la PM en la detención de los campesinos y el desalojo de las familias acampadas. Los terratenientes siguen impunemente contratando bandas armadas y policías para servicios de pistoleros. En los últimos 12 años se ha incrementado el número de dirigentes campesinos asesinados.
Más ni toda la violencia del mundo consigue acabar con la necesidad legítima de los campesinos pobres por la tierra. El latifundio es lo más atrasado en Brasil y es la lucha combativa, organizada e independiente de valientes campesinos que siguen tomando tierras y ganando el apoyo de apoyadores honestos como Paulo Justino. Personas que se atreven a enfrentarse a este sistema podrido son la esperanza de construir un mundo nuevo.
¡El pueblo quiere tierra, no represión!
¡Muerte al latifundio! ¡Viva la Revolución Agraria!
LCP – Liga de Campesinos Pobres de Rondonia y Amazonía Occidental

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor