Una muestra más del terrorismo al que estamos sometidos como pueblo. Pésimas condiciones de trabajo entrado el siglo XXI, más pauperizadas por la subcontratación, obra de que estamos en una economía servil a intereses extranjeros, monopólicos y semifeudales. Nunca ha existido liberalismo en Chile, ni mucho menos un neoliberalismo. Lo que hay es un capitalismo burocrático que desangra a las familias obreras, campesinas y mapuche.

Ayer, lunes 10 de abril, un obrero murió asfixiado al interior de la planta Nuevo Horcones (región del Biobío) perteneciente a Celulosa Arauco del Grupo Angelini. El obrero, que prestaba servicio a la empresa a través de COMSA, fue víctima de un deslizamiento de tierra mientras realizaba mantención y se encontraba soldando una tubería de alcantarillado a un metro y medio de profundidad cuando quedó sepultado.

Trataron de reanimarlo, pero finalmente falleció.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor