Nacional, publicada en Periódico El Pueblo n° 77 (Enero, 2019)

Por Prensa Estudiantil

La violencia popular contra la violencia institucional y empresarial

Diversos son los motivos de las movilizaciones en el territorio nacional. De norte a sur, percatamos que las clases trabajadoras no están para nada conformes con cómo operan las instituciones y las empresas que se han visto involucradas como la contraparte de quienes deciden salir a las calles a protestar, empleando una violencia completamente justificada.

Crisis medio ambiental y territorios de Quintero y Puchuncavi en resistencia

Las intoxicaciones en Quintero y Puchuncaví, datan del siglo pasado en las comunidades adyacentes, pero no es sino desde el 21 de agosto cuando comienza a ser noticia nacional, ya que los habitantes presentaron síntomas de intoxicación ya imposibles de ocultar. ¿Los responsables? Las empresas ENAP, OXIQUIM, NEXXO, junto a otras industrias que se han posicionado en la zona hace varios años, y que han destruido el medio ambiente.

El 23 de agosto, un grupo de personas levantaron el “Cabildo Abierto Quintero-Puchuncavi”, desde el cual se organizarían actividades de resistencia para presionar al Estado y las empresas involucradas, por mejores condiciones de vida en la zona.

El 4 de octubre, en el desarrollo de las movilizaciones, el dirigente sindical Alejandro Castro es encontrado muerto luego del final de una jornada de protesta en Valparaíso. La PDI determinó que se trataba de un suicidio. Sin embargo, las sospechas de asesinato se vieron llegar, sobre todo considerando la posición del dirigente y la similitud que guarda este caso con el de Macarena Valdés.

Paralización de trabajadores portuarios

Desde el 16 de noviembre, los trabajadores portuarios en Valparaíso decidieron paralizar sus actividades y organizar una serie de protestas, motivados por la precarización e incertidumbre laboral, además de las inaceptables condiciones laborales en las cuales desarrollan sus actividades.

Mientras tanto, llegaron a paralizarse en modo de apoyo los puertos de Iquique, Antofagasta, Caldera, Chañaral, Huasco, Ventana, Coronel, San Antonio, Biobío, Puerto Montt y Punta Arenas. No fue sino hasta el 21 de diciembre que se ratificó el acuerdo presentado por TPS, acogiendo varios puntos del petitorio y poniéndose así fin al paro portuario.

Paro de trabajadoras de Fundación Integra

Las trabajadoras de la red de Salas Cuna y Jardines Infantiles declararon paro indefinido desde el 10 de diciembre por mejores condiciones laborales y remuneraciones, que deben ser cumplidas por un protocolo aprobado en 2014.

Tras la nula respuesta del gobierno se inició una manifestación en la Región de Los Lagos, a modo de comunicarse con la presidenta de Integra y además primera dama, Cecilia Morel, terminando con una violenta represión policial.

Desalojo de familias en Punilla

El 21 de noviembre, el Ministerio de Obras Públicas comenzó a desalojar a 31 familias en la localidad de Punilla, Región del Ñuble, para la construcción de un embalse. Este hecho provocó que varias familias se resistieran a ser trasladadas de domicilio, ya que perderían gran parte de sus fuentes de ingreso, como lo son el ganado y los negocios con los cuales trabajan en la zona, además de los bienes que estas familias poseían. Sus enseres fueron despiadadamente demolidos junto a las casas.

Uso indiscriminado de bombas lacrimógenas

La violencia justificada

Entre muchas otras problemáticas que han llevado a movilización, tales como el despido de cerca de 4.000 funcionarios públicos, la crisis medioambiental en Teno, Molina, Curicó y Romeral, el aumento de la precarización laboral con el Estatuto Laboral Juvenil, Ley Aula Segura, los despidos y prácticas antisindicales en Minera Escondida y la constante represión vivida por el pueblo mapuche, que ha llegado al asesinato de Camilo Catrillanca, el pueblo ha ejercido la legítima violencia en defensa de sus intereses. La violencia se encuentra en una contradicción entre quienes explotan y precarizan el trabajo y la vida humana, y entre quienes responden ante esas injusticias. Por eso, preguntémonos, ¿sirve entablar el dialogo con el empresariado cuando este mantiene contratos por un día? ¿O cuando este destruye el medio ambiente en el cual una población desarrolla sus vidas? ¿Sirve dialogar cuando nos enteramos de que dirigentes sociales son encontrados o encontradas sin vida, por aparentes “suicidios”? Actualmente, las personas que se movilizan representan la violencia con la cual se responde ante la violencia.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor