Otro títere del viejo guión imperialista de intervención:

Publicado en Educación ideológica, edición n° 79 de Periódico El Pueblo (abril, 2019).

“El desarrollo del movimiento revolucionario del proletariado en todos los países ha hecho que la burguesía y sus agentes en las organizaciones obreras forcejeen convulsivamente con el fin de hallar argumentos ideológico-políticos para defender la dominación de los explotadores. Entre esos argumentos se esgrime particularmente la condenación de la dictadura y la defensa de la democracia”.

Lenin, Tesis e informe sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado (Presentado al I Congreso de la III Internacional, 4 de marzo de 1919).

Alianza reaccionaria

El pasado jueves 21 de marzo, en el ex Congreso Nacional, los partidos políticos pertenecientes a Chile Vamos organizaron el “Foro por la Democracia”, como instancia previa a la cumbre del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur). Disfrazándose de “integración latinoamericana”, lo único que logran integrar son las posiciones serviles de los gobiernos de la región hacia los intereses del imperialismo, principalmente yanqui, liderado  por Sebastián Piñera, en el caso del gobierno de Chile e Iván Duque, en el caso de Colombia.

Prosur está compuesto por  los presidentes de Colombia, Ecuador, Argentina, Brasil, Perú, Paraguay y Chile; surge a finales del 2018 con el fin de reemplazar y reorganizar a los países, partidos y organizaciones que pertenecían a Unasur. La necesidad de crear Prosur responde a asegurar el apoyo que viene necesitando el gobierno de EE. UU. ante el inminente plan de invasión a Venezuela, lo que implica impulsar todas las medidas que reviertan el rechazo que provoca en muchos sectores de masas las intervenciones norteamericanas, que nunca traen desarrollo, sino al contrario, sus marines son acusados de violaciones, disturbios, represión a las fuerzas que se rebelan y que responde al plan de saquear las naciones oprimidas, como ha sucedido en Haití, Libia y Afganistán, solo por dar unos pocos ejemplos.

Discurso reaccionario, disfraz de democracia

En este escenario, Sebastián Piñera presentó un discurso en donde cacareó largamente sobre la “democracia y la libertad”; intentó justificar que era necesario crear una nueva cumbre de países que debían luchar en contra de quienes están acabando con la libertad, la democracia y el progreso de América del Sur. En sus ridículos afanes de estadista citó a diversos autores y filósofos, intentando esconder tras esos conceptos el sucio plan de intervención yanqui y sus serviles posiciones al gobierno de Donald Trump. Para sustentar sus ideas reaccionarias en contra del pueblo, utilizó frases anarquistas y socialistas sobre las leyes y las libertades, y cómo éstas influyen una sobre la otra, sumándose al viejo plan imperialista de crear disturbios y confusión. No puede haber democracia, libertad ni menos progreso para el pueblo si nuestro país está controlado por tres montañas que oprimen a las masas populares: los intereses de  los monopolios imperialistas, los latifundistas y los grandes burgueses.

 ¡No puede haber democracia, libertad ni menos progreso para el pueblo si la tierra, la banca, los recursos naturales y nuestra fuerza de trabajo, entre otros medios, son estrujados al servicio de estas tres montañas!, tres clases sociales que viven de la renta, en total abundancia y con total desprecio por las condiciones de vida del pueblo, y en especial de los más pobres de campo y ciudad.

Desenmascarando la libertad

Nos llamó la atención del discurso de Piñera que citara a Lenin, al referirse a la libertad de expresión. Por supuesto que intentó falsear los hechos, señalando que en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) no existía esta libertad. ¡Podrida mentira reaccionaria!

La Constitución de 1918 de la URSS, en el artículo 14 plantea: “Con el fin de garantizar la libertad de expresión a las masas trabajadoras, la República Socialista y Soviética Rusa suprime toda dependencia de la prensa sobre el capital, y entrega a los trabajadores y a los campesinos pobres todos los medios técnicos y materiales para la publicación de periódicos, folletos, libros, etc., además de garantizar su libre circulación por todo el país”. A partir de esto denunciamos los dichos de Sebastián Piraña y su conglomerado de mentiras, de palabras y citas sacadas de contexto, las cuales sólo pretenden disfrazar sus bajas y serviles intenciones de servir al imperialismo, principalmente yanqui.

¡Nunca olvidar la lucha! El pueblo debe saber que estamos en tiempos donde el imperialismo yanqui está atacando con sus últimas fuerzas y recursos. Es por esto que intentan disfrazar su plan de mayor violencia e invasiones con palabras como “democracia”, “economía social de mercado”, “ansias de derrotar la pobreza” y “buscar la igualdad de oportunidades”. Sin embargo,  ahora  que el capitalismo burocrático está en crisis se les hace más difícil engañarnos con frases bonitas, con discursos afanosos prometiendo libertad, promesas basadas en sus intereses individuales. Estas palabras sin escrúpulos chocan con las ansias de emancipación, pues el pueblo sabe que la verdadera libertad y la conquista de ella será cuando se destruyan las tres montañas que nos oprimen, cuando el poder sobre el capital y los medios de producción estén en manos del pueblo organizado en un Estado de Nueva Democracia.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor