Con la historia de la clase obrera se organizan los estudiantes de hoy:

Por Juan construye la riqueza, obrero de la construcción.

Publicado en la edición impresa n° 80 de Periódico El Pueblo

El Primero de Mayo se conmemora alrededor de todo el mundo como el Día Internacional de la Clase Obrera. Aunque la prensa monopólica intenta despojar este evento conmemorativo de su contenido clasista y de lucha, llamándolo “Día del Trabajo”, cada vez más las masas retoman el significado de este glorioso día en que se recuerda la lucha de los mártires de Chicago, obreros que dieron su vida por conquistar la jornada de 8 horas de trabajo.

En Santiago, estudiantes y obreros conmemoraron este día, buscando responder a la pregunta de cuáles son las tareas de los estudiantes al servicio de las luchas de la clase obrera.

Conversatorios de obreros y estudiantes

En la semana previa al Primero de Mayo Clasista, diversas organizaciones realizaron actividades. En la Universidad de Santiago estudiantes realizaron un conversatorio llamado “Las tareas de los estudiantes  al servicio de la clase obrera hoy”, que contó con la presencia  de alrededor de una decena de asistentes. Luego de las exposiciones sobre el origen de la clase obrera en Chile y la situación del movimiento sindical hoy día, los jóvenes conversaron sobre qué tareas deben cumplir los estudiantes.

Por su parte, en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, se realizó un conversatorio con la asistencia de estudiantes y trabajadores, organizado por la Escuela Sindical, llamado “El papel del Derecho del Trabajo en la lucha de la Clase Obrera”. Allí se planteó que la Ley Laboral cumple principalmente la función de frenar la lucha de la clase obrera y los trabajadores, manteniendo la explotación, si bien al mismo tiempo consagra derechos mínimos en algunos ámbitos. Por ello, se hace necesario tomar lo que sirve de la ley, a la vez entendiendo que las conquistas se lograrán desbordando la legalidad, uniendo a la clase con otros sectores del pueblo.

Historia del Primero de Mayo: heroica lucha de obreros y obreras

Corría 1873 y la explotación capitalista es extrema: la jornada de trabajo era de 14, 16 y más horas, mientras miles de obreras y obreros vivían en la pobreza y la calidad de vida era en miserables condiciones. Ese año estalló en Estados Unidos una crisis que arrojó a miles a la cesantía y en una gran marcha se movilizaron los cesantes, siendo atacados por enviados de la policía, con un saldo de centenares de heridos y otro centenar de detenidos.

En los años siguientes los dueños de ferrocarriles anunciaban la reducción de los salarios en 25%, lo que hizo estallar la gran Huelga Ferroviaria en 17 estados de los Estados Unidos, siendo la huelga más grande vista hasta entonces. Esta huelga se expandió a otros oficios, llegando incluso los obreros a tomar el control de fábricas durante 8 días, administrando la producción y creando sus propias leyes. Luego de aquello, nuevamente fueron sangrientamente reprimidos.

Fue así como se fue gestando la Gran Huelga General convocada para el 1°  de mayo de 1886, en un movimiento sostenido de mayores niveles de organización de los obreros, quienes agrupados en la Federación de Sindicatos Organizados y Uniones Laborales de los EE.UU. y Canadá, declararon que para ese día 1° de mayo se debía hacer respetar la jornada de 8 horas,  pues de lo contrario se debía iniciar la huelga general.

Ese 1° de mayo se llevó a cabo la huelga y en muchas fábricas se logró conquistar la jornada de 8 horas. Sin embargo, en Chicago la fábrica McCornick funcionaba con rompehuelgas. Se despide a  1.000 obreros y los huelguistas marchan hacia la fábrica. Allí fueron violentamente reprimidos por la policía que disparó contra ellos, dejando un saldo de 6 obreros muertos. Al día siguiente so convocó a una protesta para el 4 de mayo, con el llamamiento  “¡Al terror blanco respondamos con el terror rojo! Es preferible la muerte que la miseria. Si se fusila a los trabajadores, respondamos de tal manera que los amos lo recuerden por mucho tiempo!”.

Ese 4 de mayo se congregaron 15.000 personas en la plaza
Haymarket  y una bomba casera es lanzada a la policía, que responde abriendo fuego y dejando un saldo de 38 obreros muertos y cientos de heridos. Se decreta estado de sitio, se allanan y requisan las imprentas, deteniendo y acusando a un grupo de dirigentes anarquistas y socialistas como supuestos autores del lanzamiento de la bomba. Un  año más tarde, 4 de ellos ellos  fueron ahorcados en la cárcel, conocidos como los mártires de Chicago: August Spies, Albert Parsons, Adolf Fischer y George Engel.

En 1889, durante el Congreso Obrero Socialista de la II Internacional celebrado en París, fue declarado el 1 de mayo como el día de lucha de la clase obrera internacional, en el que cada año millones de explotados y oprimidos descargan su justa ira contra lo más podrido del capitalismo: el imperialismo agonizante y parasitario.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor