El arte al servicio de la lucha: una trinchera de combate ante la injusticia

Publicado en la edición impresa n° 80 de Periódico El Pueblo.

Con una puesta en escena impresionante, música en vivo, un guión e interpretación que ponen los pelos de punta, la obra de teatro documental “Trewa: Estado – Nación o espectro de una traición”, hace denuncia de la salvaje violencia que el Estado burgués-terrateniente ejerce contra las comunidades mapuche, cumpliendo el papel de denunciar la amenaza que enfrentan hoy, exponiendo e informando los recientes casos de Brandon Hernández Huentecol y Macarena Valdés, que a la fecha siguen sin encontrar justicia.

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Constanza Hueche, quien es actriz en la obra de teatro documental Trewa (que en mapudungún significa “perro”). Ella nos cuenta que su relación con el teatro es de hace 11 años atrás, cuando nace la Compañía KIMVN Teatro en medio de su comunidad mapuche Mahuidache, establecida en la comuna de El Bosque. Esta compañía la fundan las jóvenes hermanas Paula y Evelyn González, de profesiones actriz -dramaturga y psicóloga, respectivamente, quienes en búsqueda de sus raíces inician su trabajo teatral rescatando la historia de las mujeres mayores de su comunidad, obra llamada Ñi Pu Tremen (en español, “Mis Antepasados”). En dicha obra testimonial participaron estas mujeres mayores y sus nietas, quienes gracias al trabajo en el teatro se enteraron de los orígenes de sus antepasados, lo que era desconocido para ellas hasta el momento.

Una de esas nietas fue justamente Constanza, quien nos cuenta que viéndose arrinconadas entre el despojo territorial y la miseria campesina a la que llevó la dictadura fascista, varias familias se vieron empujadas a migrar desde el campo a la ciudad. Entre ellas, algunas se establecieron en poblaciones de la periferia y se organizaron para tomarse el terreno. Con ello, hoy han transformado un antiguo basural en un oasis verde, que hoy alberga un Centro Ceremonial de los Pueblos Originarios.

Volviendo a la obra, se trata de la séptima de la compañía. Es una creación dramática que mezcla la parte documental de una investigación con elementos del teatro y la ficción, logrando llevar al espectador a informarse, entristecerse e indignarse con la emotividad y la crudeza de la realidad expuesta. En las tablas confluyen una puesta en escena bien trabajada, música en vivo que ambienta y entrega un ritmo al drama expuesto, actores y actrices profesionales y de oficio comprometidos con el aporte del teatro a esta lucha, además de otros importantes elementos, tales como el uso del idioma mapudungún.

El compromiso de las creadoras y el equipo de trabajo logra atrapar al público e involucrarlo, mostrando como el teatro se puede hacer cargo, desde su trinchera, de las demandas políticas de un pueblo que sufre un hostigamiento y persecución constante, validando el arte como una herramienta política y social que logra visibilizar lo que se ha querido ocultar a las más amplias masas.

El proceso de investigación para la obra Trewa data de 2016, gracias al diálogo y la colaboración con el Centro de Estudios Interculturales Indígenas (CIIR), cuya investigadora Helene Risor (antropóloga) aportó desde su investigación de las PACI (Patrullas de Acercamiento a Comunidades Indígenas). Las PACI se conforman de uniformados de origen mapuche, entrenados para acercarse a comunidades y que luego son enviados a reprimir desde adentro. En la investigación se realizaron entrevistas a un miembro de las PACI, a varios comuneros que se han mantenido en el anonimato, a Ada Huentecol, madre de Brandon Hernández, menor que fue baleado con más de 180 perdigones a sangre fría mientras éste se encontraba en el suelo por el sargento Cristián Rivera Silva, quien hoy goza de libertad vigilada. También se realizaron entrevistas a Rubén Collío, compañero de vida de Macarena Valdés, quien fue asesinada para proteger los intereses de la empresa austríaca RP Global, siendo víctima de un montaje en el cual se hizo creer que ella se habría suicidado delante de su hijo menor.

Existe una necesidad de informar y difundir lo que se aborda en este trabajo, el que tocando los corazones del pueblo chileno y mapuche sirve para remecer nuestras conciencias y generar una reflexión acerca de la normalización de la violencia que se vive en territorio mapuche, cuyo interés por el bienestar de la tierra entra en contraposición con los objetivos de la más salvaje explotación de los bosques y el agua. Hoy es una necesidad visibilizar la intervención sostenida que se vive en Wallmapu y apoyar la demanda de justicia que hay en tantos casos como los de Macarena y Brandon, que muestran que la justicia en Chile opera de forma eficiente sólo para la clase dominante y sus fines mezquinos.

La obra se estrenó el 29 de marzo de 2019 y duró hasta el 27 de abril con muy buena asistencia de público, ofreciendo incluso un conversatorio con Ada Huentecol y Rubén Collío en una ocasión, quienes validaron el trabajo de la obra y compartieron de primera fuente la realidad que les ha tocado vivir. Hoy la compañía se encuentra abierta a propuestas para llevar la obra a más lugares de Santiago y de Chile, recibiendo invitaciones mediante sus redes sociales y el correo electrónico kimvnteatro@gmail.com.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor