La “primera línea” en Santiago durante la jornada de conmemoración a Camilo Catrillanca. Entre los escudos se levantaron las imágenes de los luchadores caídos. Imagen: fuente desconocida

A un año de su impune asesinato:

Por Comité de Apoyo a la Lucha Mapuche – CALM. Mapuche, edición n° 87 (diciembre, 2019) de Periódico El Pueblo

El 14 de noviembre del 2018 caía abatido a manos del Comando Jungla el weichafe Camilo Catrillanca, miembro de la Comunidad de Temucuicui Tradicional. A un año de su muerte, el pueblo chileno y mapuche conmemoran a este combatiente.

A principios del año pasado, el gobierno asesino de Sebastián Piñera anunciaba sus nuevas tropas de elite antisubversivas, el “Comando Jungla”, compuesto por carabineros entrenados en Colombia para combatir el levantamiento mapuche que se desarrolla desde hace décadas.

Con estos refuerzos el viejo Estado buscó amedrentar al pueblo, pero siguiendo la ley de que “donde hay opresión hay rebelión”, las comunidades mapuche mantuvieron su resistencia.

La imagen de Camilo Catrillanca y la lucha mapuche se han convertido en símbolos de lucha y resistencia en todo el país. Imagen: Instagram @frnc.cn.

En aquel día de noviembre, el Comando Jungla ingresó disparando a la comunidad de Camilo, encontrándolo arriba de su tractor junto a otro joven. Los pacos le propinan un disparo en la cabeza, cayendo abatido Camilo.

Este asesinato no tuvo nada de casual. A los minutos, Chadwick y compañía tenían todo un relato listo para difundir. Según ellos, un “delincuente” habría sido abatido luego de una persecución policial originada por el robo de tres vehículos, en el cual habría habido “fuego cruzado”. Del procedimiento nada se supo hasta meses después. Los asesinos intentaron destruir la tarjeta de memoria de las cámaras que grabaron todo. Con ello, el viejo Estado buscó ocultar su crimen y a la vez seguir criminalizando la lucha mapuche. Sin embargo, el pueblo sabía la verdad: a Camilo lo mataron por ser weichafe, por ser mapuche, por estar en su comunidad.

Al día siguiente, el pueblo protestó en campo y ciudad con cortes de ruta, calle, incendios y enfrentamientos con Carabineros. En Santiago, luego de una brutal represión contra una masiva protesta, la rabia popular se desató, convirtiendo a la Alameda y muchas poblaciones en campos de batalla durante casi una semana y terminaron por levantar su imagen y la bandera mapuche como símbolos de resistencia en cada una de las luchas de masas, hasta ahora.

Este 14 de noviembre se conmemoró un año de la muerte de Camilo Catrillanca en medio de la revuelta popular y la masa nuevamente levantó la imagen del weichafe. Las acciones se multiplicaron en campo y ciudad, desde quemas de camiones hasta los ya diarios combates con Fuerzas Especiales en las principales arterias de las grandes ciudades.

Esta conmemoración mostró la unión latente que se viene forjando entre estos dos pueblos. Muchos sectores del pueblo chileno hoy van viendo la necesidad de reconocer a sus amigos y enemigos, y ven en el pueblo mapuche y a Camilo como un ejemplo a seguir, un ejemplo de lucha en contra de nuestros enemigos en común, un ejemplo para conseguir lo que nos pertenece por derecho.

El pueblo chileno y mapuche comparten similares necesidades y a la vez tienen los mismos verdugos, el viejo Estado y sus fuerzas represivas. Y la misma estrategia se ha usado para encubrir las muertes de unos y otros. Sobre la sangre de Camilo dijeron que era un “delincuente”, así como con Manuel y Joshua, baleados y quemados luego en la bodega Kayser.

Este 14 de noviembre el pueblo mapuche y chileno conmemoró a uno de sus caídos y con ello se levantaron las decenas de peñi y lamgnen asesinados durante los últimos años, y también las decenas de caídos de esta revuelta popular. Surgieron los nombres de Alex Lemún, Matías Catrileo, Macarena Valdés, Camilo Catrillanca junto con las de Alejandro Castro, Alex Núñez, José Miguel Uribe, entre tantos otros, y con ellos en la memoria se levantó una nueva jornada de revuelta popular.

Por eso, a un año de la muerte de Camilo Catrillanca, decimos: ¡Amulepe Taiñ Weichan!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor