La policía de Kenia obliga a los trabajadores a tirarse en el suelo agrupados, después de dispararles gases lacrimógenos, horas antes del toque de queda impuesto durante la crisis de salud, exacerbada por el Coronavirus.

Giovanna Schaidhauer en A Nova Democracia – 1 de abril de 2020.

En diferentes partes del mundo, los gobiernos reaccionarios de diferentes países usan la crisis de salud, económica y social exacerbada por el nuevo coronavirus para aumentar la represión contra el pueblo. En países semicoloniales como Sudáfrica, Kenia e India, los informes, fotos y videos muestran a los agentes de policía usando lumas, gases lacrimógenos, balines de goma y carros lanzas agua contra el pueblo. En la isla de Mauricio, también se han denunciado casos de tortura.

Sudáfrica

En Sudáfrica, en Johannesburgo, se grabó a la policía gritando a las personas sin hogar y agrediéndolas con lumas, minutos después de que se anunciara el toque de queda de tres semanas el 27 de marzo. La policía y los guardias de seguridad privados, en ese momento, irrumpieron en la casa de la abogada Elisha Kunene, de 26 años, que estaba filmando con su hermano, desde el interior de la casa, a la policía que amenazó con quemar las pertenencias de las personas sin hogar en el vecindario, dado que la cuarentena requiere que el gobierno aloje a las personas sin hogar en lugares temporales.

«Ellos registraron toda la casa, sacaron todo de nuestros bolsos, nos regañaron y nos amenazaron con agredirnos», dijo Kunene. «Definitivamente fue una transgresión y allanamiento ilegal».

Las imágenes también muestran, el 28 de marzo, soldados con pasamontañas pateando y golpeando a los trabajadores que viven en las afueras, que estaban fuera de la casa. “¿Estás diciendo que el presidente habla una mierda? ¡Fuera de aquí!”, dijo un soldado mientras los golpeaba.

La policía también usó carros lanzaguas y balas de goma para dispersar a las personas que se alinean afuera de las tiendas de alimentos, una actividad permitida bajo cuarentena en el país. Si bien la pequeña burguesía sudafricana logró, en su mayor parte, abastecerse de suministros días antes de la cuarentena, las filas de espera han estado largas en los barrios pobres y en las áreas del centro de la ciudad, donde los trabajadores ni siquiera habían recibido sus salarios antes de toque de queda. Unas 55 personas fueron arrestadas durante la aplicación de la medida de toque de queda en el país. 

En Ruanda, el primer país del África subsahariana en imponer el toque de queda, se cree que la muerte de dos hombres fue causada por la policía después de su resistencia al arresto por «violar» el toque.

Mauricio

Hombres sometidos a tortura por la policía durante el toque de queda en la isla de Mauricio.

En la isla de Mauricio, en la costa sudeste de África, después de la declaración de toque de queda en la última semana de marzo, dos hermanos fueron hospitalizados horas después de ser arrestados y torturados por la policía durante el toque de queda. 

Los videos grabados por la propia policía muestran a los perros guardianes del viejo estado torturando y abusando verbalmente a hombres ensangrentados y esposados. Uno de ellos está sentado en el suelo y es amenazado con un arma de fuego después de ser salpicado con agua. El detenido grita: «¡Me vas a matar!».

Las mismas imágenes mostraban al otro hombre esposado tendido en el suelo casi sin vida junto a un rastro de sangre. Lo están pateando mientras una voz masculina pregunta: «¿Estás muerto?».

Se utilizaron pistolas de aturdimiento contra los hermanos, que estaban empapados en agua.

India

En India, vendedores ambulantes informales y de la calle, transeúntes, trabajadores y migrantes que dejaron sus ciudades para trabajar en las capitales fueron constantemente golpeados con porras y humillados por la policía india. Las fuerzas represivas golpearon a los vendedores y robaron sus productos, y en los transeúntes, los golpearon con palos y los obligaron a hacer cosas como sentadillas y flexiones en la calle. 

La represión del patrullaje comenzó en la última semana de marzo, cuando se impuso la cuarentena durante 21 días.

Dos hermanos, vendedores ambulantes en la India, que entregan verduras a domicilio, denunciaron el abuso policial  a la prensa monopólica de la BBC. Suresh, uno de los hermanos, dice que la policía se acercó al carro y comenzó a gritarles usando lenguaje abusivo.

Suresh trató de explicar, pero antes de darse cuenta de lo que estaba sucediendo, uno de los policías lo golpeó con fuerza con una luma. Fue golpeado unas cuantas veces más y luego obligado a hacer las maletas y salir. Eso significó una pérdida de aproximadamente 3.000 rupias ($40 dólares, 34.000 pesos chilenos) porque no pudo vender nada.

“Me golpearon tan fuerte que todavía hoy estoy luchando por sentarme. Pero lo que más me duele es que fue una gran pérdida para mí, ya que solo gano alrededor de 300 rupias por día en ganancias”, dijo.

Los vendedores de verduras como él están «acostumbrados al acoso policial», agregó. «Conozco el riesgo de coronavirus y es por eso que nuestro papel es más importante ahora que nunca», explicó.

Su hermano dijo que se tomaron un descanso por un día y volvieron al mercado. “Necesitamos salir y ganar dinero para nuestras familias. Pero lo que es más importante, las personas necesitan suministros y les estamos ayudando a permanecer en el interior. Necesitamos apoyo, no golpizas y abusos”, protesta Ramprasad Shah.

Kenia

La policía disparó gases lacrimógenos y lanzó  agua contra los pasajeros del ferry en Kenia durante el primer día de toque de queda del país a fines de marzo. 

Los videos de la brutal represión muestran a muchos transeúntes (incluidos los ancianos) llorando y vomitando debido al gas, lo que facilitaría la propagación del virus. La represión tuvo lugar horas antes de que comenzara el toque de queda, y los trabajadores que fueron atacados dicen que estaban allí solo para poder llegar a casa a tiempo para el toque de queda.

En otros lugares, los oficiales fueron grabados agrediendo a trabajadores informales y transeúntes con bastones.

El gobierno de Kenia no reveló cuántas personas fueron detenidas durante la represión, pero dado que los tribunales también se ven afectados por las medidas de prevención de virus, todos los casos, excepto los graves, ahora serán tratados en las estaciones de policía. Esto significa que cualquier persona detenida por violar el toque de queda tendrá que pasar su tiempo en celdas llenas.

Los propios agentes y servidores de salud del país han informado a los periódicos locales que tienen miedo de abandonar sus hogares para trabajar, por temor a los abusos policiales. A la luz de esto, el Colegio de Abogados de Kenia anunció que «evidentemente Covid-19 se extenderá más por acciones policiales que por aquellos que afirman haber violado el toque de queda».

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor