Compartimos noticia publicada en el medio revolucionario El Comunero, prensa popular de Colombia.

¡Fuera yanquis de Colombia y todo el mundo!

Por anuncio de la embajada estadounidense en Colombia se entera el pueblo colombiano de una nueva agresión a la soberanía nacional con la aprobación de la llegada de una brigada de soldados estadounidenses para “ayudar” a combatir al narcotráfico que arrivarán al país en el mes de junio.

Este anuncio vino justo en un momento en el que las fuerzas armadas colombianas vienen realizando una serie de asesinatos a campesinos que protestan ante los descarados incumplimientos del Estado de los acuerdos de sustitución de cultivos ilícitos. También se da en un momento en que las reaccionarias fuerzas policiales de Estados Unidos están reprimiendo la rebeldía del pueblo en su propia casa ante el brutal asesinato de un afroamericano del pueblo. Queda nítido entonces que los intereses de esta nueva medida no son proteger al pueblo de la amenaza de las drogas, si les importara el pueblo no lo asesinarían a sangre fría ni violarían los acuerdos que con el pactan.

“Brigada de Asistencia a Fuerzas de Seguridad” fue el nombre que le dieron a esta brigada para esconder su carácter de agresión a la soberanía nacional, y los politiqueros más lacayos en Colombia han salido a defenderla diciendo que estas tropas no combatirán sino solo “asesorarán” y por lo tanto no es una agresión a la soberanía. Esta Brigada de “asistencia” hace parte del Comando Sur de los Estados Unidos, cuyo comandante, Craig Faller, había informado hace 2 meses al congreso estadounidense que aumentaría la presencia militar en América Latina “ante las complejas amenazas en nuestro vecindario” y aseguró que el objetivo es “tranquilizar a los socios” de EE.UU. y “contrarrestar una serie de amenazas, entre ellas el narcoterrorismo”. Las amenazas a las que se refiere es por un lado las luchas del pueblo y la amenaza de revoluciones y por el otro lado se refiere a asegurar su dominio económico y político de su patio trasero o de su “vecindario” en la disputa con otros países imperialistas como él mismo se refirió a la “amenaza china” y a los rusos en esta misma ocasión para justificar su presencia en América Latina.

Hay que refrescar la memoria sobre algunos ejemplos de “asesoramiento” de las fuerzas militares de Estados Unidos a Colombia y Latinoamérica:

– Durante el Plan Colombia llevo al reforzamiento del ejército colombiano y particularmente a los falsos positivos, donde miles de campesinos y trabajadores del pueblo fueron asesinados haciéndolos pasar por guerrilleros. También ayudaron a fortalecer ejércitos paramilitares que asesinaron a cientos de personas y desplazaron a miles, cometiendo actos tan macabros como jugar futbol con la cabeza de los muertos para atemorizar con ello al pueblo.

– Durante sus labores de cooperación y asesoramiento entre el 2003 y el 2007 en la base militar Tolemaida, las tropas yanquis dejaron decenas de investigaciones por violaciones a niñas menores de edad en las zonas aledañas (la cifra oscila entre 20 a 50 mujeres y niñas violadas en total impunidad).

– Yendo un poco más atrás desde mediados del siglo 20 existió la Escuela de las Américas en Panamá, tristemente célebre debido a los cientos de miles de desaparecidos, ejecutados, torturados, y presos políticos dejaron los graduados de dicha escuela por toda Latinoamérica, también conocida por diarios internacionales como «La Escuela de Asesinos». Esta Escuela cambió de nombre a “Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación de Seguridad”.

Así, cambiando agresión e invasión por “cooperación” y dirección de acción militar por “asesoramiento”, pretenden mermar las protestas del pueblo que se oponen al descarado sometimiento nacional por parte de los imperialistas.

Colombia es uno de los mejores aliados (léase lacayos) de Estados Unidos en Suramérica y por ello fortalecer el control militar de Colombia es importante para mantener el control en toda la región. La brigada yanqui combatirá a nuestros campesinos para ganar control de diferentes zonas del país y asegurar desde allí las mejores condiciones para combatir a otras amenazas internas (luchas del pueblo) y externas (rapiña imperialista) a su patio trasero. Este control militar se hace más necesario en este momento en el que el imperialismo se encuentra en una crisis y con ello se agudiza la rapiña entre las potencias por exprimir y controlar más a los países oprimidos del tercer mundo y se atizan las luchas populares.

Pero por más careta de asesoría que les pongan a los asesinos del pueblo, sus manos están untadas de sangre y mientras más actúan, más se ganan el odio del pueblo y más indignación y rebelión generan.

¡Qué diferentes son la lógica del imperialismo y la del pueblo! Provocar disturbios, fracasar, provocar disturbios de nuevo, fracasar de nuevo, y así hasta la ruina: ésta es la lógica de los imperialistas y de todos los reaccionarios del mundo frente a la causa del pueblo, y ellos no marcharán nunca en contra de esta lógica. Esta es una ley marxista. Cuando decimos que «el imperialismo es feroz», queremos decir que su naturaleza nunca cambiará y que los imperialistas nunca dejarán de lado sus cuchillas de carnicero ni se convertirán jamás en Budas, y así hasta su ruina. Luchar, fracasar, luchar de nuevo, fracasar de nuevo, volver a luchar, y así hasta la victoria: ésta es la lógica del pueblo, que tampoco marchará jamás en contra de ella.

Mao Tse tung

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor