La población Yungay está ubicada en una de las comunas con más contagios de la Región Metropolitana, La Granja. Son muchos los pobladores que hoy padecen la enfermedad y que además deben sortear el sobrevivir en tiempos que vivimos la peor crisis económica del siglo. Aquí la Asamblea Territorial La Yungay ha actuado más rápido que cualquier organismo del viejo Estado en organizarse para ayudar a los vecinos.

Los problemas que viven los pobladores de la población Yungay son crónicos. Esta es una vasta zona que concentra cesantía y pobreza en todas las dimensiones posibles, aquí vive mucha gente en situación de calle, hay hacinamiento, las viviendas son precarias, hay drogadicción, etc. Por eso no es casualidad que familias completas se encuentren hoy enfermas y, además, desamparadas.

Son estas mismas condiciones las que han motivado a los pobladores a buscar resolver sus problemas con organización y lucha. La población Yungay cuenta con una vasta trayectoria de organización, en las cuales los mejores hijos e hijas del pueblo han bregado por organizar a las masas, movilizarlas, resistir y luchar. Por ende, la historia de esta población está cargada de lienzos, muralismo, marchas, asambleas, conmemoraciones, actos políticos culturales, cortes de calle, barricadas, que dan cuenta que aunque no siempre sean los mismos, la Yungay continúa en la lucha.

Vecino almorzando gracias a la olla común

Hoy la Asamblea Territorial de la población La Yungay aglutina a mucha gente: algunos ya venían organizándose antes de la Revuelta, aquí se reúnen diversas sensibilidades políticas y sociales que tienen en común un sentido de clase y una indignación profunda respecto a cómo este gobierno protege a la gente rica. En entrevista con un dirigente de la Asamblea Territorial, este nos señala respecto al gobierno: “ellos son los responsables de la brutal cesantía que azota al pueblo, la situación que vivimos aquí pone en evidencia la verdadera discriminación con los pobladores, con los pobres y somos los pobres los que estamos pagando la pandemia y la crisis económica”.

La Asamblea Territorial viene desarrollando dos acciones principales: la olla común y la sanitización domiciliaria. En conversación con Sady Arenas, dirigente de la asamblea, nos indica respecto a la olla común, que ya a estas alturas son dos ollas, que reparten más de 150 raciones diarias. Además, están realizando la sanitización y contención de las familias. Estas son dos comisiones que funcionan de forma cruzada, la gente que cocina no es la misma que participa en la desinfección y sanitización de las casas. Todas estas acciones han servido para estrechar aún más los lazos de solidaridad con la comunidad, pues  “la repuesta de los vecinos ha sido impecable, pensamos que iba costar instalar el mensaje pero la verdad es que frente al hambre no hay dos lecturas posibles, nos están ayudando vecinas y vecinos,  grupos organizados de la población, negocios nos entregan el pan, el gas licuado, líquidos desinfectantes, aportes en dinero ya sea de las otras asambleas y organizaciones que tienen una trayectoria más amplia, todo un conjunto de esfuerzo que nos permiten llevar a cabo esta tarea”. La asamblea espera que el tejido social se reconstruya, pues tienen la claridad absoluta de que solo el pueblo ayuda al pueblo y, de este modo, esperan transitar hacia la autodeterminación territorial.

La plaza del espacio Newen.

El espacio Newen

Interesante de mencionar es que la olla común hoy se desenvuelve en un espacio que es fruto del trabajo colectivo de los pobladores, el espacio Newen. Esta es una sede que fue autoconstruida ladrillo a ladrillo por los pobladores sobre un terreno baldío que antes era un basural y que, a partir del 2006, ha contado con los esfuerzos que significa reunir los materiales y las personas, pues construir no es cosa fácil. Este espacio es también una de las conquistas de los años de lucha y organización en la población.

La casona Newen.

Junto con dejar el llamado a la organización, “pues solo con organización se va a hacer frente a la crisis”, la Asamblea Territorial a través de su dirigente realiza un saludo fraterno a la Coordinadora 18 de Octubre que trabaja hoy por los presos políticos y también hace un reconocimiento a la lucha que el pueblo mapuche sigue desarrollando desde siempre.

Plaza del espacio Newen.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor