El día 6 de Julio de este año, once presos políticos mapuche de la cárcel de Lebu dan inicio a una huelga de hambre, en apoyo a los peñi de la cárcel de Angol y al machi Celestino Córdova, en Temuco.

Fuente: Aukin.

Catorce días llevan resistiendo en huelga de hambre líquida los once presos políticos mapuche de Lebu. Asumen esta huelga luego de un proceso de diálogo al interior de la cárcel y también tras observar la ardua resistencia que han llevado a cabo los prisioneros políticos mapuche de Angol y Temuco, quienes llevan 77 días de huelga de hambre.

Marcha al inicio de la huelga de hambre de los PPM en Lebu.

Informes del colegio médico legal que visitó a los presos el sábado 18 de julio indican que los prisioneros de Lebu se encuentran con un notorio riesgo para su salud, ya que en promedio han perdido 4 kilos cada uno.

A continuación compartimos el petitorio de los comuneros que hoy asumen esta huelga como una forma de lucha y resistencia al interior de la cárcel:

“Los presos politicos mapuche lavkenche de la cárcel de Lebu a nuestro pueblo nación mapuche, a los Lov y Comunidades mapuche en resistencia y al pueblo chileno, informamos:

Kiñe: Que hoy lunes 6 de julio, desde las 12 horas, los 11 presos politicos mapuche de la carcel de Lebu iniciamos una huelga de hambre de caracter liquida en apoyo a nuestros hermanos de la carcel de Angol y del machi Celestino que hoy llevan 64 dias de huelga.

Epu: Que asumimos esta huelga luego de un largo proceso de discusion llevado a cabo al interior de la carcel de Lebu y luego de ver la digna resistencia de los PPM de Angol y Temuco. Como presos politicos mapuche no podiamos quedar indiferentes al proceso de lucha y resistencia que nuestro pueblo y presos llevan adelante en distintos puntos del Wallmapu.

Qüla: con esta huelga de hambre exigimos al gobierno cumplir a cabalidad el petitorio de los PPM de Angol y machi Celestino en virtud de la aplicación del Convenio 169 de la OIT que permita la libertad de nuestros hermanos, mas aun en este momento de pandemia.

Meli: Asumimos esta huelga con la dignidad que nuestros weichave han demostrado en cada acción de resistencia y con el newen que cada lov entrega en las recuperación de tierras.

Kechu: saludamos a todos los lov en resistencia, a nuestras autoridades tradicionales, pu lonkos, machi, werkenes. A nuestras pu papai, chachai y pichikeche. A continuar con el weichan hasta nuestra liberación nacional mapuche.

Kayu: Fachiantü amulkunuafiyiñ may kiñe futxa chalin femgechi chalikunuafiel ta iñ pu che weychatukelu kom wallmapu mew, ta iñ pu reñnmawen ka ta iñ pu lovche, pewmagele may doy newentuñmayaiñ, doy yafuluwaiñ fantenpu mew. Kiñe futxa piwke chalin werkunuafiyiñ fachiantu: ¡newentuaymun pu peñi mülelu carcel de angol mew!, ¡newentuaymi machi Celestino!, ¡eymun ka kom tamun pu che!, fachiantü inchiñ ka konküleiñ tufachi huelga mew, doy rekuluwaiñ femi!

PPM Lebu:

– Eliseo Raiman Coliman
– Matias Leviqueo Concha
– Carlos Huichacura Leviqueo
– Manuel Huichacura Leviqueo
– Esteban Huichacura Leviqueo
– Guillermo Camus Jara
– Cesar Millanao Millanao
– Orlando Saez Ancalao
– Damian Saez Saez
– Robinson Parra Saez
– Oscar Pilquiman Pilquiman.

¡Libertad a todos los presos políticos mapuche!

¡Fuera las forestales, hidroeléctricas, mineras, yanakonas y toda expresión capitalista en nuestro territorio!

¡Amulepe Taiñ Weichan!”

Fuente: Aukin.

Como pueblo chileno es importante solidarizar con las demandas que exige el pueblo mapuche, enfrentando hoy altos riesgos de salud que pueden ser irreversibles en su vida, para exigir la total libertad a los PPM y los presos políticos en general. El pueblo mapuche y el pueblo chileno identifican un enemigo común, el viejo Estado, que bajo su ambiciosa doctrina oprime, hostiga, encarcela y asesina a quienes luchan por sus derechos.

El Estado responde a los intereses del capitalismo burocrático y funciona  como armadura que protege a los grandes latifundistas, ya sean agrícolas o forestales y a todo monopolio en general. Al pueblo mapuche, sobre todo desde la invasión al Wallmapu (mal llamada «Pacificación de La Araucanía»), lo asfixia obligándolo a vivir en espacios reducidos mientras defiende la inmensa concentración de tierras en pocas manos. Permite la usurpación de aguas, la ocupación de casi todas las tierras por parte de las grandes forestales -inclusive subsidiando sus plantaciones con recursos estatales-, mientras que la enorme masa de trabajadores, campesinos y mapuche se queda sin agua, con pequeños paños de tierra y jamás ve las ganancias.

Fuente: Aukin.

El pueblo chileno se ha visto este último tiempo más despierto que nunca, con mucho entusiasmo han sacado a flote ollas comunes, solidaridad de clase y ha atendido al llamado del pueblo mapuche viralizando su situación, sin embargo es necesario aún mucho más. Los reportes de la baja de peso que llegan de los presos en huelga de hambre (Angol y Temuco) son inhumanos, siendo evidente que las «autoridades» no se han hecho cargo de esto. Como vemos, los monopolios de la prensa solo han intentado criminalizar las justas acciones de protesta y sabotaje, pero guardan un silencio cómplice respecto a los siglos de opresión, explotación y humillación al que ha sido sometido el pueblo mapuche.

Sabemos que el pueblo mapuche no bajará sus brazos hasta que tengan lo que piden y como pueblo chileno sólo nos queda prestar solidarizar activamente para que sean escuchados y liberados.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor