Durante el pasado 30 de junio, el Instituto Nacional de Estadísticas publicó las cifras del desempleo en Chile: estas bordean un 11,2% de desocupación laboral, la más alta cifra en 16 años. Esto nos deja ver que el pueblo resiste la crisis imperialista en sus hombros, pero la cesantía no sólo trae el hambre y la desesperación, sino que principalmente las ganas de luchar por cambiar este sistema y conquistar mejores condiciones de vida. Un ejemplo de ello es el Sindicato de Cesantes que ha ayudado a levantar la Asociación Intersindical de Trabajadoras y Trabajadores Clasistas – AIT.

El problema que vive nuestro país es evidente en cuanto a cuestiones económicas. La llegada del coronavirus ha venido a agudizar la realidad que afecta a los países semicoloniales y semifeudales como el nuestro, donde se desenvuelve un capitalismo burocrático sometido a los intereses imperialistas. La precariedad, el desempleo, el subempleo y el trabajo no remunerado son realidades innegables, incluso para la reacción.

La “Ley de Protección al Empleo”, mandato que propicia que los mismos trabajadores paguen de sus ahorros la crisis, o el aumento de despidos injustificados que ha crecido enormemente, son ejemplos de políticas impulsadas por el viejo Estado, hoy encabezado por el títere yanqui Piñera. Por su parte, las masas populares no se quedan atrás y con valentía levantan organizaciones en todos los rincones del país buscando soluciones que el gobierno jamás entregará.

A continuación presentamos unas palabras de un miembro que pertenece al Sindicato de Cesantes de Concepción, quien nos entrega su apreciación del trabajo que se ha podido levantar:

 “El Sindicato nace producto de la crisis económica y sanitaria que estamos viviendo en la actualidad, donde ha habido un aumento sostenido de la cesantía en el último período. Partimos como una organización de hecho, compuesta por un pequeño núcleo de trabajadores y trabajadoras cesantes que busca constituirse en un sindicato de derecho bajo el formato de sindicato de trabajadores independientes.

La principal tarea que hemos desarrollado hasta el momento es desarrollar agitación y propaganda a través de jornadas de agitación y propaganda en las Administradoras de Fondos de Censatía, pegar afiches y entregar volantes, pegar tallarines visibilizando la cesantía que existe en la actualidad, buscando visibilizar la problemática de la cesantía y sumar más gente al sindicato.

Nuestro primer objetivo es legalizarnos cuando logremos sumar 25 socios y socias. Entendemos que esto es primordial, no solo para estar dentro de la institucionalidad, sino que también para tener cierta fuerza al momento de conflictuar.

Posteriormente planeamos ejercer presión sobre organismos tanto locales como municipalidades, omil, etc. Como sobre organismos centrales como el Ministerio del Trabajo. Planteamos que la solución laboral debe ser en base a trabajos con condiciones dignas, no queremos ni PEM, ni POJH, ni Pro Empleo, apostamos por el desarrollo de empleos productivos, donde los sueldos sean superiores al sueldo mínimo.

Creemos en desarrollar articulación con otras organizaciones de cesantes, y no descartamos la posibilidad de generar una federación de trabajadores y trabajadoras cesantes si es que las condiciones lo permiten más adelante, así mismo consideramos importante articularnos con organizaciones sindicales, como territoriales apoyando las iniciativas de solidaridad de clase como ollas comunes, etc.”

El Sindicato de Cesantes busca desarrollar una posición de clase, donde se comprende que están del lado de la clase trabajadora y sus intereses. “Que la crisis la paguen los ricos” frase que se viene desarrollando tanto en la propaganda como en lo que se espera de la práctica, el derecho “al pan y al trabajo”, el pobre si no trabaja muere de hambre, es necesario asegurar el bienestar a todos los trabajadores y a los que han sido despedidos injustamente.

Los trabajadores a lo largo del tiempo han tenido que arrebatar sus derechos de las garras de los jefes opresores, quienes arrojan migajas y traen miseria al pueblo. Los trabajadores a través de la autonomía del gobierno y los partidos políticos pueden llegar a avanzar en las tareas de mejoramiento de condiciones para la clase trabajadora. Si se involucran con los anteriores mencionados jamás podrán llegar a mejores condiciones reales.

¡A impulsar la organización de los trabajador@s!, ¡A impulsar la lucha de clases!, ¡hasta la victoria y total despojo de los derechos que retienen las clases dominantes!.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor