Protesta por despido masivo en Colegio Lecaros.

Inmediatamente después de terminado el fuero laboral de 30 días con que concluyó la negociación colectiva del Sindicato Único del Colegio José Antonio Lecaros, de Estación Central, 10 de sus trabajadores fueron despedidos por la Corporación Jesuita San Ignacio de Loyola, dueña del establecimiento. Este hecho movilizó a los miembros de la comunidad educativa en repudio ante esta práctica que consideran «miserable» y «traidora» hacia quienes se han ocupado de la educación de los niños y jóvenes del colegio en las difíciles condiciones de la pandemia.

Casi un centenar de estudiantes, ex-alumnos y alumnas, además de apoderad@s y profesor@s se reunieron en el Colegio Lecaros, en la Comuna de Estación Central, para denunciar lo que califican como un trato indigno y humillante por parte de la dirección del establecimiento y la Fundación Jesuita San Ignacio de Loyola, la cual es parte de la Red Educacional Ignaciana, quienes administran 22 colegios a lo largo del país.

«Venimos de una negociación colectiva que arrancó varias conquistas que la Fundación no quería entregar. El fuero de la negociación colectiva terminó el jueves 10 a medianoche y el viernes 11, a las 8 de la mañana se produjeron los despidos», denuncia el presidente del Sindicato Único del Colegio, que agrupa a profesor@s, profesionales, administrativos y auxiliares. Los restantes colegios de la Fundación únicamente tuvieron dos o tres despidos por término de contrato, pero en el Colegio Lecaros los 10 despidos correspondieron a funcionarios con varios años de trabajo allí y todas y todos eran miembros activos del sindicato, por lo cual se denuncia que éste es un intento por romper la organización sindical que ha logrado fortalecerse e incluso conducir una negociación exitosa en medio de la pandemia.

En la concentración de apoyo a l@s profesor@s despedidos y en repudio al actuar de la Fundación, se levantaron también numerosas denuncias por maltrato hacia trabajador@s e incluso hacia estudiantes, de parte de la directora del colegio, quien es la encargada de implementar las políticas de la Fundación. «Los padres exigimos explicación por todo lo que está sucediendo. No conocen a los apoderados y menos a nuestros hijos» -decía una apoderada- «no se transa con la educación de mis hijos». Expresan que l@s profesor@s despedidos destacaban por la preocupación por la educación de sus hijos y no esperaban esto.

El despido de los profesores ha permitido a apoderados y estudiantes darse cuenta de una serie de maltratos y abusos que ya no están dispuestos a soportar. Esta demostración ha expresado la disposición de muchas y muchos a organizarse para enfrentar con unidad a la dirección del colegio y a la fundación católica quienes, como decía una apoderada, «se golpean el pecho en misa y dónde están ahora para dar cara. Son unos traidores».

La acción de protesta al interior del colegio se desenvolvió con denuncias lanzadas a viva voz y gritos de «¡se siente, se escucha, arriba los que luchan!», «¡Fundación Loyola, verguenza nacional, hay plata pa’ despidos y no para estudiar!» Terminó con una marcha interna hasta la oficina de la directora, quien en ningún momento salió para dar explicaciones ni respuestas a las exigencias.

1 COMENTARIO

  1. En el Colegio San Ignacio de Concepción, perteneciente a la Fundación Educacional San Juan del Castillo (Jesuita), han despedido a 15 profesores, ésto hasta el viernes 18 de diciembre. Se espera que los despidos de docentes continúen la próxima semana y que personal administrativo sea despedido después del proceso de matrícula.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor deja tu comentario!
Ingreta tu nombre aquí por favor